Verano S.O.S: todo lo que necesitas para sobrevivir a la temporada

Del bloqueador al galán salvavidas, no olvides empacar nuestras recomendaciones antes de salir de vacaciones.

Etiquetas:

¡Ah, el verano! Esa época de sol, poca ropa y días sin horario en la que todo, y todos, lucen mejor. La única temporada del año en la que nadie te mira feo si tomas una bebida alcohólica antes de las 11 de la mañana al fin está aquí, y como sabemos que ya estás listo para hacer tu maleta y escapar de la rutina, no queremos dejar pasar la oportunidad de compartir contigo nuestra guía de accesorios que no pueden faltar en tus vacaciones. ¡Toma nota y disfruta de la temporada estival con más estilo que nadie!

1. Lo primero es lo primero, la vestimenta: Has estado trabajando en tu cuerpo de playa desde hace meses. No faltaste a las clases de crossfit, desayunaste licuados con chía, kale y cualquier otro producto orgánico de moda, y le dijiste NO a ese pedazo de pastel que te ofrecieron en la oficina, así que ahora es momento de disfrutar los resultados. Olvídate de cualquier prenda que cubra la parte inferior de tus piernas o que vaya más allá de tus codos. Con tu atlético cuerpo tienes permiso de ponerte un biquini, triquini o hasta el intento de traje de baño de Borat.

2. Fotógrafo personal: La gente común y corriente usa un selfie stick para retratarse durante las vacaciones, pero tú, como viajero delux, no puedes conformarte con eso. Consigue a un fotógrafo profesional que se encargue de seguir tus pasos alrededor del mundo y tomarte fotos infraganti (no importa que en realidad hayas tenido que repetir la toma cinco veces), la idea es que cuando veas tus fotos recuerdes que tus vacaciones fueron incluso mejor de lo que en realidad fueron.

Si tienes la suerte de que tu fotógrafo profesional también sea tu novio, ¡felicidades! Eres Chiara Ferragni.

3. Abanico de mano: Los lugares cálidos son los destinos turísticos favoritos para el verano, pero siempre llega un momento en el que el calor aprisiona y necesitamos refrescarnos. Por favor evítate la pena de usar tu revista Vanity Fair para ventilarte y mejor lleva contigo un abanico de mano, no existe nada más classy y elegante que eso. Ahora, que si guardar la compostura es lo que menos te importa, entonces mejor pide una cerveza y refréscate de verdad.

4. Bloqueador: Suena trillado y quizá no soportes la idea de tener la cara y el cuerpo barnizado con una sustancia blanca y cremosa. Sin embargo, no existe nada más importante cuando se trata de cuidar tu piel. Confía en nosotros, nos lo agradecerás en 20 años.

5. Un ser humano atractivo: Sabemos que necesitarás ayuda para cumplir el punto 4, así que no olvides llevar contigo a alguien que te ponga bloqueador en la espalda con la misma dedicación con la que Demi Moore esculpía barro en Ghost.

¡OJO! Si el ser humano atractivo a tu lado, además de ponerte bloqueador, te ama y tiene un cuerpo extremadamente hot, es probable que seas Sofía Vergara o Joe Manganiello y no te hayas dado cuenta.

6. Wi-Fi: La idea de desconectarse del mundo (y por mundo entiéndase el Internet) durante las vacaciones nos parece tan romántica como imposible, porque, después de todo, ¿de que sirve que uno se vaya de vacaciones si no puede restregárselo en la cara a sus amigos? Así que no olvides actualizar tus redes sociales todos los días con fotos del mar, piñas coladas, paseos en yate y selfies, y añadir hashtags insoportables como #blessed #cuerpower #picoftheday y #swag.

7. Una mascota: Los perros, además de ser el mejor amigo del hombre, son un excelente pretexto para iniciar una conversación y conocer gente. Imagina que caminas por una calle en Míkonos, tu can sale corriendo y es rescatado por un apuesto hombre llamado Kostas que, tras el incidente, te invita a tomar un café. O, mejor aún, estás dando un paseo por el parque y la correa de tu perro accidentalmente se enreda entre tu cuerpo y el de una chica ocasionando que ambos caigan a un lago y rían ante lo hilarante de la situación. No, no es imposible, así se conocieron Anita y Roger en 101 Dálmatas.

8. Un plan B: En el peor de los casos, si no tienes posibilidad de salir de vacaciones aprovecha para tomar un curso de Photoshop y editar tu cara en los destinos más exóticos que imagines, visitar el salón de bronceado y subir un par de kilos. Tus amigos jamás sospecharán que no estuviste en Bali y que pasaste las vacaciones encerrado en tu casa viendo Netflix.