El poder de un turbante: Waris y su gabinete de curiosidades

Aunque no lo ubiques, su rostro te suena. Imprescindible en todo casting de fiestas, desfiles y encuentros que se precie.

Etiquetas:

Si algún día el personaje de Waris Ahluwalia (India, 1974), carismático actor y diseñador al frente de la marca House of Waris, llegara a convertirse en el argumento de una película, dice que le gustaría ser interpretado por Cate Blanchett o Tilda Swinton.

La elegancia y excentricidad de cada una dan como resultado el éxito de la “fórmula Waris”. El biopic aún tendrá que esperar, pero su carrera cinematográfica es un hecho: ha participado en tres filmes del director-esteta Wes Anderson (Vida acuática, Viaje a Darjeeling y El gran hotel Budapest). Su poderosa imagen hace que no sea necesaria una caracterización previa: Waris alterna interpretarse a sí mismo con su faceta de diseñador y empresario; es creativo de su propia línea de joyería y propietario de una boutique de objetos artesanales.

Ente Roma, Nueva York, Londres y Rajastán reparte su tiempo, por eso al preguntarle por esos objetos que considera imprescindibles para decorar su hogar, su respuesta no defrauda. “Un globo terráqueo de escritorio, personalizado y hecho a mano en madera, de Bellerby & Co (7, Bouverie Mews, Londres); un cuenco artesano fabricado por Carey Lowell —actriz reconvertida a ceramista—, y una caja de madera torneada con forma de gota, de Yann Marot”.

Para recibir a gente de confianza, en su gabinete, “siempre copas de cristal de Murano grabadas por el famosos vidriero veneciano Renzo Toso Fei”. En el armario “no deben faltar un pañuelo de cashmere tejido artesanalmente y unos guantes de piel, de la firma italiana Sermoneta”. ¿Y en su maleta trotamundos, para no perder el norte? “La primera edición de The Variorum Edition of the Poems, de W. B. Yeats”. Siempre en grata compañía.

Y si quieres ver su lado como actor, checa este clip de la cinta "Inside man":