Yo también soy Trump

Se llama Tiffany, es la única hija de Donald Trump con Mara Marples, y arrasa más que el candidato republicano.

Etiquetas:

“El mejor sexo que tuve jamás”. Así sintetizó la actriz Marla Marples su matrimonio con Donald Trump. El fruto de esos intensos (si bien cortos) años de pasión fue Tiffany, la llamada “elusiva hija” del candidato republicano a la presidencia
de Estados Unidos.

Tan elusiva no es. En las redes sociales se pueden ver cientos de instantáneas de sus vacaciones en Mara- Lago (la mansión en Palm Beach que su célebre padre transformó en un club de golf) y saliendo de las discotecas, boutiques o del avión familiar con su pandilla, los llamados “chicos ricos de Instagram”: Andrew Warren (hijo de un magnate inmobiliario de Nueva York), Harry y Peter Brant, Gaia Matisse (tataranieta de Henri) y EJ Johnson (hijo de Magic Johnson).

Los momentos menos presidenciables de Donald Trump

Tiffany no sabe si quiere ser estrella pop —ya publicó un single en las redes sociales— o diseñadora —hizo prácticas en Vogue y en Aeffe, el conglomerado italiano que posee marcas como Alberta Ferretti y Moschino—. A diferencia de los hijos de Trump con su primera mujer, no creció en Nueva York, sino en California, relativamente aislada. Pero pronto se mudará con su madre a la Gran Manzana (para aprovechar la publicidad de Trump).

Por lo pronto ya ha desembarcado en la costa Este y está estudiando en la Universidad de Pensilvania.“Se la critica por ser una party girl, y asombra que haya entrado en Penn. Puede haber ayudado que su padre y hermanos mayores fueran exalumnos y grandes donantes. Pero es una universidad Ivy League, y a quien no estudia en serio, lo echan”, cuenta un compañero.

“En las fotos parece muy mayor y botoxeada. Al natural, da la impresión de tener su edad, 22, y ser dulce, aunque no es tan fina como Ivanka. El look es americano, con esas sonrisas amigables que muestran muchos dientes, sin ese misterio de Europa”, agrega una conocida de los Trump. Mientras tanto, Tiffany ha declarado: “No sé lo que es tener un padre típico”.

 

Artículo publicado originalmente en nuestra edición impresa de noviembre.