Quieren ya ser el rey

Carlos Rivera y Federico González Compeán hablan en exclusiva sobre "El Rey León".

¿Sabes cuántos años pasó Simba gozando de la filosofía “Hakuna Matata” al lado de Timón y Pumba? Nosotros tampoco, pero sí sabemos que fueron 17 los que transcurrieron para que la puesta en escena de El Rey León pudiera llegar finalmente a México.

Los años 90 estaban por terminar y Federico González Compeán, director general de Grupo CIE y productor de obras como Mary Poppins, Mentiras y La bella y la bestia, quedó tan enamorado con el estreno en Nueva York que no sólo decidió ir a todas las premieres mundiales de la obra, sino también platicar en cada una de ellas con la directora Julie Taymor.

“Desde allí empezó una larga negociación, una carrera en contra de compromisos y ciudades que ellos ya tenían pactados”, comenta. Y es que mientras Disney optaba por montar en otros destinos, como Londres y Brasil, en México, además de estarse haciendo otras producciones, no había un recinto que pudiera albergar esta magna historia. Hasta la llegada del Teatro Telcel en el 2013, que curiosamente tuvo que reestructurarse antes de su apertura oficial por las peticiones de la empresa del famoso ratón para poder traer la obra.

Una vez logradas las negociaciones con Disney inició la producción, cuyo costo rebasa los 100 millones de pesos y para la cual se tuvo que hacer casting en México, Colombia y Sudamérica.

Pero toda obra necesita un protagonista, así que después de su triunfo en la puesta en escena de España, el cantante y estrella de obras como Bésame mucho y Mamma Mia, Carlos Rivera, es el elegido para darle vida al famoso Simba. “El reto que enfrento es que el público sabe que ya interpreté ese papel, entonces la expectativa debe ser enorme. Espero que vengan a ver el mejor Rey León de su vida”.

NOTA RELACIONADA: TENGO QUE DESPERTAR AL LEÓN QUE LLEVO DENTRO

Para poder participar, Rivera tuvo que ajustar su agenda. “Temía que me dijeran que no, porque había que cumplir con mis compromisos discográficos y de gira, pero cuando uno desea con el corazón, todo se acomoda”.

En cuanto a la historia, es muy apegada a la famosa película de 1994, pero descubrirá tres nuevas canciones creadas por la talentosa mancuerna de Elton John y Tim Rice. ¡Ah! Y para hacerla más cercana a su audiencia, tiene algunos toques nacionales; pero no se preocupe, que no caerá en lo absurdo, asegura el productor.

“Se tropicaliza, pero muy poco, para que tenga el sabor de la ciudad en la que está, y permita que abrace la obra y la sienta como suya”

Toma nota:
Cuando vayas a ver la obra, 
presta atención
a estos detalles:

  • Hay más de 100 lámparas robóticas. 
  • Para un mejor sonido, se fabricaron más de 300 bocinas. 
  • El vestuario se adquirió en Nueva York y Australia, y algunas telas se compraron en Grecia. 
  • Los instrumentos se mandaron a hacer especialmente para este proyecto en Sudáfrica. 
  • También desde Sudáfrica se trajeron a ocho músicos que cantarán en zulu. 
  • Alrededor de 120 personas trabajan en cada función.