¿Quiénes son los peores enemigos de Dolce & Gabbana?

Ellos mismos. Esta vez fue Miley Cyrus quien lo evidenció.

No conozco a Domenico Dolce ni a Stefano Gabbana. Sin embargo, evaluando su comportamiento en medios y redes sociales me da la idea de que ambos son bastante pasionales (ojo, no apasionados, eso no me consta).

Para evitar confusiones, el término más adecuado es viscerales, pues los diseñadores se han hecho fama de hablar sin filtros; de no saber lo que es un media training o de desconocer la razón por la que tienen un equipo de comunicación y relaciones públicas. De este dúo dinamita, Gabbana es quien más se ha visto en el ojo del huracán. Se ha hecho fama de ser inflamable y de caer en grillas a la menor provocación. Nunca se ha aguantado las ganas de contestar cuando –sean o no famosos- lo “atacan”. Entre comillas porque mientras él puede externar su opinión, el derecho de réplica le resulta ofensivo. ¿Su tipo de respuesta? Una muy lejana de ser educada, incluso agresiva y nuevamente con tintes de discriminación. Usar la palabra fascista sin saber qué significa es un gran error.

En 2015 provocaron el enojo de más de uno gracias a sus declaraciones sobre los niños que nacen por fecundación in Vitro. “Sintéticos”. Esa fue la palabra empleada y la que desató su inminente linchamiento en Twitter dando origen al #BoycottDolceGabbana de Elton John. Más adelante todo terminaría en una disculpa pública, no sin antes tener a un Gabbana incansable de defender su punto de vista.

Pues el fin de semana pasado se volvió a dejar llevar. ¿La responsable de haberle hecho hervir la sangre? Miley Cyrus. Todo por apoyar y aplaudir la participación de su hermano Braison en el desfile que la firma presentó en la Semana de la Moda de Hombres en Milán. La posdata de su texto reza así: “D&G, estoy TOTALMENTE en desacuerdo con sus políticas… pero apoyo el esfuerzo que hace su compañía para celebrar a jóvenes artistas y darles una plataforma para que todos podamos ver cómo brillan”.

 

Congrats @braisonccyrus on walking in your 1st runway show.... It's never been my little brothers dream to be a model as HE is one of the most talented musicians my ears have ever been given the gift of hearing.... BUT it is a Cyrus family trait to try everything once (within reason HA) and to embrace opportunities that encourage you to step out of your comfort zone! We believe in trying something new everyday! I love you Prince Suga Bear and seriously congratulations on your experience! I am so proud of you always.... From Nashville to Italy! 👑❤️👑❤️👑❤️ PS D&G, I STRONGLY disagree with your politics.... but I do support your company's effort to celebrate young artists & give them the platform to shine their light for all to see!

Una publicación compartida de Miley Cyrus (@mileycyrus) el

“Somos italianos y no nos importa la política, ¡y mucho menos la americana! Nosotros hacemos vestidos y si crees que con una publicación estás haciendo política, es que simplemente eres una ignorante. No necesitamos ni tus publicaciones ni tus comentarios, así que la próxima vez, por favor, ¡ignóranos!”. Candente, ¿cierto? Sobre todo porque seguramente el señor desconoce la postura de vida la intérprete de ‘Wrecking ball’. Puede que vestir a la actual primera dama de los Estados Unidos sea solo un aspecto de todo lo que le molesta, como seguir usando pieles de animales para confeccionar sus prendas.

Afortunadamente, alguien se comportó como un adulto maduro, sensato en esta situación (o sea, Miley), al no seguir echándole leña al fuego –al menos hasta ahora-. Nadie está exento de cometer un error o comentar algo desatinado, pero la siguiente catfight podría confirmar que no se trata de equivocaciones o malentendidos sino de una conducta que deja mucho que desear de estos reconocidos artistas. Con todo respeto, clase ante todo, ¿no lo cree?