Por qué Haley Joel Osment podría convertirse en la nueva superestrella de Silicon Valley

La tranquila aparición de Osment del domingo por la noche podría sentar las bases para algo más grande, considerando que T. J. Miller se está preparando para abandonar las comedias de HBO.

La participación de Haley Joel Osment como invitado de Silicon Valley el domingo fue sumamente discreta: apareció en dos escenas y sólo habló en una de ellas. En todo el episodio, el exniño actor pronunció solamente tres diálogos. Su personaje, Keenan Feldspar, es un nombre del que se está hablando mucho en el mundo de Silicon Valley.

Como Laurie Bream le comentó a Erlich Bachman: “todos los inversionistas” saben quién es Keenan porque “sus audífonos de realidad virtual se han hecho famosos y parecen ser el nuevo estándar”. Erlich, quien forma equipo con Keenan tras de un encuentro totalmente fortuito en una cafetería, confirmó esa evaluación: “Probé el prototipo en su casa anoche. Nos emborrachamos”. Pero la historia de Osment no se resolvió en el episodio, lo que da pie a su regreso en la comedia de HBO.

Si todo va de acuerdo con el plan de Bachman —lo cual aún está por verse— Keenan será el primer desarrollador que recibirá respaldo de la nueva compañía de Laurie y Mónica. Esto podría significar que tendrá un papel recurrente en la serie, que —dada la inminente salida de T. J. Miller— llegaría en el momento perfecto. Antes de ir más lejos, vale la pena señalar que esto obviamente es bastante especulativo.

Aún así, resulta fácil imaginar algunas participaciones más del actor al notar la naturalidad con la que se desenvuelve. Barbado y tranquilo —al menos en la superficie— Keenan se encoge de hombros cuando Erlich se burla de su “barriga” y demuestra que le hace gracia la impertinencia insistiendo en sentarse a su lado. Suponemos que si realmente firma con Laurie y Mónica en Bream/Hall, Keenan resultará un poco más excéntrico de lo que actualmente está siendo. De cualquier modo, su presencia destaca desde un principio gracias a su camisa hawaiana y a sus bermudas.

Además, resulta divertido el contraste de la altura entre Osment y Miller —quien le saca casi una cabeza—. Quizás Osment siempre sea identificado por sus primeros trabajos como actor infantil, en películas como Forrest Gump y, sobre todo, Sexto sentido, pero desde entonces también ha demostrado su talento para la comedia. Recordemos su papel de Slow Joey en Comedy Bang! Bang!, o su interpretación de un inexperto profesor de educación sexual llamado Eddie en Sex Ed. Con T. J. Miller a punto de dejar la serie y la ausencia del Gavin Belson de Matt Ross (al menos temporalmente), los espectadores parecen querer sangre fresca.

Así como Jack Barker, de Stephen Tobolowsky, revitalizó la serie durante su tercera temporada, el personaje de Osment podría tener una función similar en los cuatro episodios restantes, o incluso, quizás en la próxima temporada. Si Keenan aún no es un futuro integrante de Silicon Valley, ésta es nuestra súplica para que suceda.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.