¿Cuánto pesa Nike?

A nadie termina por darle gusto su veto de kilos o actual filosofía de inclusión.

Etiquetas:

Puede que los grandes problemas de la humanidad en materia social radiquen principalmente en la falta de sensibilidad, empatía y sentido común.

Hace unos días, Nike se vio atacada al presentar una línea para la gente con sobrepeso. En lugar de que esta inciativa fuera bien recibida y aplaudida por todo mundo, los esbeltos (porque solo así pudieron lanzar la primera piedra, ¿verdad?) trolls/haters mostraron indignación y criticaron severamente la actitud body positive de la marca.

Su razonamiento se limitó a cuestionar cómo se le ocurre a Nike considerar a aquel segmento de la población cuando el único al que debe atender es al de los atletas o deportistas. Sí, según los que están en contra, con esta colección Nike promueve la obesidad.

Algo así como “está bien, come toda la comida chatarra que gustes, no importa que ganes muchos kilos de más, tendremos ropa para ti”. Absurdo, ¿cierto? Nadie en su sano juicio y que lleva un estilo de vida saludable tomaría ese camino. Es más, la gente que no le importa su salud, no quiere algo de Nike.

Por todos lados nos bombardean con realizar alguna actividad física, pero no queremos gordos en el gimnasio, mucho menos vistiendo “cool”. Ellos son las ovejas negras y deben verse así. Parece que para los inconformes con las prendas para tallas grandes, el derecho a ejercitarse -con estilo- solo puede ejercerse por cuerpos dignos; tonificados o esculpidos. Es más, aunque no puedan perder peso -porque es la realidad- pero les gusta el cardio, merecen buenas opciones, como todos.

El polo opuesto

En noviembre del año pasado, Nike seleccionó a Bella Hadid como su embajadora. La reacción del público fue similar al caso anterior aunque con argumentos más congruentes. La modelo sobresale por su extremada esquelética figura, algo –nuevamente- para nada atlético y que se contrapone con el ideal de estar fit. Nuevamente, otro tipo de silueta que tampoco está permitido.

La realidad es que hay mujeres que también son muy delgadas y que disfrutan ejercitarse, solo que así es su complexión. Sin embargo, al haberla seleccionado, el discurso de Nike que por más de una década ha estado respaldado por exitosos agentes de su industria como Cristiano Ronaldo, Rafael Nadal, Serena Williams, Tiger Woods, Neymar, entre muchos otros, se ve golpeado por fanáticos que han estado acostumbrados a esos modelos y no al de un angelito de Victoria’s Secret que no mueve ni un dedo y que da la idea de padecer de un trastorno alimentario.

Nos consta que si “la palomita” quiere tener más rebanadas del pastel, bien necesita otros modelos de identificación (más reales), pues los aspiracionales han resultado, en general, inalcanzables y hasta una fuente de depresión.

Por desgracia, parece que será una tarea difícil –por no decir misión imposible y largo camino por recorrer- después de un posicionamiento que forjó con el sudor de tantos campeones. Puede que la lección sea, no importa cuánto peses; todo es cuestión de perspectiva, o sea, del cristal con que se mire, ¿verdad, Nike?