Leonardo DiCaprio no se quedará con el Óscar de Marlon Brando, después de todo

Debido a un desastre tipo El lobo de Wall Street, el actor devolverá la estatuilla.

Seguramente tener el Óscar de Marlon Brando fue bueno mientras duró, pero ni modo, Leonardo DiCaprio no podrá conservarlo por más tiempo. Hace algunos años, el actor fue obsequiado con esta rara estatuilla cortesía de la compañía productora Red Granite, la cual financió El lobo de Wall Street y quería que la estrella tuviera algo especial para celebrar el estreno de la película. Pero irónicamente, resultó que Red Granite —de forma similar al personaje de DiCaprio en la película— estaba presuntamente enredada en su propio plan de lavado de dinero, lo que condujo a una investigación por parte del Departamento de Justicia que ha dado como resultado un nuevo archivo gubernamental de la Sección de Lavado de Dinero y Recuperación de Activos de la Fiscalía de los Estados Unidos. En términos sencillos, DiCaprio ha decidido entregar este dulce recuerdo de Hollywood al Gobierno. Además, Red Granite tendrá que renunciar a un buen número de otros activos, incluyendo películas que ha producido y artículos extraordinarios como joyería y costosas obras de arte.

El jueves, Deadline hizo público el nuevo archivo, en el que el Departamento de Justicia evaluó la supuesta participación de Red Granite en el esquema y destacó que puede “incautar todos los derechos de las películas de Red Granite, Una pareja de idiotas y Guerra de papás, además de recuperar activos como “bienes inmuebles, joyas, obras de Van Gogh, Monet, Picasso, Basquiat y Diane Arbus, y carteles de películas que incluyen un original de Metrópolis, de Fritz Lang, valuado en 1.3 millones de dólares, el cual presuntamente aún está expuesto en la oficina de Riza Aziz, cofundadora de Red Granite”.

La controversia se desató el año pasado, cuando se descubrió que Red Granite era parte de un plan de un lavado de mil millones de dólares, el cual sacaba dinero de manera subrepticia de un fondo llamado 1Malaysia Development Bhd, el cual supuestamente fue iniciado por Najib Razak, el primer ministro malasio. Red Granite utilizó el dinero para financiar una serie de películas, entre las cuales se encuentra El lobo de Wall Street, protagonizad por DiCaprio, la biblia financiera dirigida por Martin Scorsese. Se informó que la compañía invirtió cerca de 100 millones de dólares en la película, y que endulzó el trato al regalarle a DiCaprio el Óscar de Brando, haciendo donaciones a la fundación de caridad del actor y pagándole a la estrella una costosa noche de apuestas en Las Vegas. Después de que salieron a la luz estas noticias, DiCaprio inmediatamente se puso a disposición del Departamento de Justicia, se mostró cooperativo con la investigación y aceptó devolver todos los artículos que provenían de este trato.

En una declaración hecha a Deadline, los representantes del actor afirmaron que él “ha comenzado la devolución de estos artículos, los cuales fueron recibidos y aceptados para ser incluidos en una subasta anual de caridad en beneficio de su fundación homónima. También ha regresado el Óscar obtenido por Marlon Brando, el cual fue obsequiado al señor DiCaprio como un regalo de parte de Red Granite como agradecimiento por su participación en El lobo de Wall Street. El señor DiCaprio agradece el apoyo del Gobierno por este esfuerzo, y espera que se haga justicia en el caso”. Así, la red tiene la posibilidad de hacer una última broma de DiCaprio perdiendo un Óscar. Pero al menos, ya ha practicado su expresión para este momento.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.