"Será una boda diferente, pequeña y fashion"

Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo contraerán matrimonio el día de mañana en un enlace que será casi de Estado.

"La aristocracia es algo anacrónico”, confesó la periodista y modelo Beatrice Borromeo (Innichen, Italia, 1985). La hija menor de los condes Carlo Borromeo y Paola Marzotto hablaba casi con desprecio de la nobleza a la que pertenece mientras intentaba trazarse un futuro más allá de las pasarelas. Tenía poco más de 20 años.

Casi una década después, la Contessina Rossa, como llaman a Beatrice con cierta ironía quienes critican su condición de aristócrata de izquierdas, está a punto de pasar por el altar con Pierre (Mónaco, 1987), el hijo de Carolina de Mónaco y Stefano Casiraghi.

Beatrice Borromeo, la joven más interesante de la aristocracia europea

El día de mañana, el príncipe y la italiana se casan en un enlace civil —Beatrice confiesa ser agnóstica— que se celebrará en el palacio Grimaldi y tendrá una segunda conmemoración en una de las islas Borromeo, a los pies del Lago Maggiore, en el norte de Italia. En este pequeño paraíso es donde se han casado todas sus hermanas. Lavinia lo hizo con el heredero de la dinastía Agnelli, John Elkann; Matilde se convirtió en la princesa Von Fürstenberg, esposa del príncipe Antonius, e Isabella se unió al petrolero Ugo Maria Brachetti Peretti.

“Será un enlace diferente”, asegura un conocido de la pareja. “Una boda más pequeña y con un toque fashion, porque ella es muy admirada por las casas de moda”. Aún así, nos explica que “Carolina tendrá que invitar a mucha gente. No creo que haya jefes de Estado, pero sí invitados de alto nivel, porque así lo querrá. Y Beatrice se lleva muy bien con su suegra”.

Beatrice y Pierre se conocieron en la isla italiana de Ponza, uno de los refugios preferidos de Carolina y su malogrado marido. La pareja se reencontró en las aulas de la elitista universidad Bocconi de Milán, donde Pierre estudió Economía Internacional. En Italia vive, además, la mayor parte de su familia paterna, empresarios procedentes de Fino Mornasco, cerca de Como. Allí era fácil encontrar al hijo más desconocido de Carolina en los pubs cercanos a la zona universitaria hasta altas horas de la madrugada, o en los privè de las discotecas como The Club o Hollywood. Sus aventuras terminaron cuando comenzó su relación con la joven periodista y ex modelo. “En casa le dieron un buen jalón de orejas —aseguró su abuela, Fernanda Casiraghi, a una revista italiana—. Ahora está más tranquilo, gracias también a su novia Beatrice, que es una chica con la cabeza bien amueblada”.

Pierre Casiraghi: un dios entre mortales

Tras acabar Derecho y Economía, Beatrice se graduó en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia y comenzó a trabajar en la redacción del periódico Il Fatto Quotidiano. Fue entonces cuando se instaló en el ático con vistas a la Piazza Navona de su abuela en Roma, la estilista Marta Marzotto. Mientras, Pierre volvía a Mónaco para trabajar en Engeco, la empresa de construcción fundada por su padre en 1984 y que preside su tío, Marco Casiraghi. Tras el enlace, es probable que la pareja continúe viviendo entre Milán y Mónaco, como hasta ahora.

Margherita Missoni, Bianca Brandolini, Francesca Versace, Stavros Niarchos, Carine Roitfeld, Alex Dellal... La boda promete ser un acontecimiento social donde se reunirán algunos de los nombres más conocidos del mundo de la política, las finanzas y la aristocracia europea.