Asalto a la fama

Karla Souza, Kate del Castillo y Ana de la Reguera nos hablan como nunca (y sin censura) del precio del éxito.

Hace 30 grados en Pasadena, California, pero parece que fueran 40. Ana, Karla y Kate llegan puntualísimas a pesar de ser tan temprano, en su ropa más fresca y cómoda, sin nada de maquillaje. Y así de naturales se mostraron también en nuestra conversación. Estamos con las tres actrices mexicanas más importantes del momento que, además, la están haciendo en grande en Hollywood. Fue una grata sorpresa descubrir en ellas a mujeres tan valientes y seguras de sí mismas, que no temen hablar de su vulnerabilidad o lo mucho que han trabajado para alcanzar el lugar que ocupan.

Las tres son hermosas, pero de formas muy distintas. Los ojos azules de Karla Souza son todavía más impactantes en persona. Es espontánea, cálida y saluda al equipo de producción como si se tratara de una amiga de toda la vida.

En Ana de la Reguera hay una elegancia natural. Y también un misterio, a veces es difícil adivinar qué puede estar pensando. Ella parece absorber todo con sus enormes ojos café durante un par de segundos antes de acercarse a saludar.

Kate del Castillo domina con su sola presencia. Proyecta una seguridad imperturbable y se nota que no tiene miedo a decir lo que piensa. Las tres se saludan con un abrazo sincero y disipan cualquier sospecha de que pudiera haber competencia o envidia entre ellas. Acto seguido, sacan sus celulares para tomar algunas fotos del lugar. Nos encontramos en una mansión que parece salida de una película de Tim Burton. Un empleado nos cuenta que es la más grande de la zona y nunca ha sido habitada; sin embargo, los jardines en forma de laberinto y figuras de animales al estilo Edward Scissorhands demuestran que hay alguien que se hace cargo de ellos con esmero. Abundan escaleras circulares, ventanales, columnas y esculturas de influencia grecorromana.

 

Nos espera un día largo. Nuestro fotógrafo invitado, Greg Lotus, es implacable y a pesar de la inclemencia del calor, exige lo mejor de nuestras estrellas de portada. Ellas, por supuesto, están a la altura. Si algo tienen en común es su tenacidad. Y también su audacia, todas arriesgaron la seguridad de una carrera sólida en su país y se mudaron a Los Ángeles para empezar de cero y conquistar a una audiencia internacional.

“Es muy difícil”, asegura Ana de la Reguera en su habitual tono calmado. “Voy a cumplir diez años aquí y tengo que tirar los dados 100 veces para ganar una. No te estoy exagerando. Para que te quedes en una película es porque fuiste a ochenta castings. Si la gente supiera todos los papeles que he estado a punto de quedarme”. De nuevo sus enormes ojos parecen estar analizando algo, o recordando; prefiere no mencionar de qué papeles se trata, “no sería profesional”, dice. “Días como hoy en que estás en un lugar glamoroso, con vestidos espectaculares y un gran fotógrafo son muy engañosos. La mayor parte del tiempo vivimos en audiciones, corriendo, aprendiendo escenas, durmiendo tarde”. Eso sí, cuando Ana ha ganado, lo ha hecho en grande. Ella surgió en las marquesinas hollywoodenses gracias a Nacho Libre, al lado de Jack Black. Desde entonces, ha compartido créditos con actores como Daniel Craig, Harrison Ford y Bruce Willis. En 2008 fue una de las actrices principales de la serie producida por HBO Capadocia, la cual estuvo nominada a tres premios Emmy.

Karla Souza hizo sus maletas el año pasado para incorporarse al elenco de How to Get Away with Murder, serie producida por Shonda Rimes (Grey’s Anatomy, Scandal) al lado de Viola Davis, de quien dice haber aprendido la diferencia entre “interpretar a un personaje de televisión y a un ser humano”. Souza venía de protagonizar la segunda película más taquillera en la historia del cine mexicano con más de siete millones de espectadores y una recaudación de más de 300 millones de pesos a diez semanas de su estreno, según Forbes: Nosotros los nobles (2013). En Hollywood estas credenciales importan poco; ella también tuvo que tirar los dados muchas veces antes de ganar el premio gordo. “Un día en Los Ángeles consiste en ver cuántas puertas te van a azotar en la cara. Es muy fuerte”, ya no es la misma Karla que hace rato gritaba y se reía por algo que miraban las tres actrices en el celular, ahora está seria y hay un dejo de impotencia en su voz.

“Los actores vivimos en un rechazo constante”, Kate del Castillo parece tenerlo todo resuelto, jamás duda de sus respuestas. “Lo que pasa es que la gente lo ve como si fuera algo muy glamoroso. Claro, existe el glamour, pero cuando ya la hiciste, y eso entre comillas. Las audiciones son un rechazo constante. También está el del público, no tienes por qué gustarle a todo el mundo. Y luego la prensa. Debes estar muy bien plantada y tener mucha seguridad para que no te afecte todo eso”. La actriz acaba de estrenar la película Los 33 al lado de Antonio Banderas, Juliette Binoche y Rodrigo Santoro. También ha trabajado con actores como Eva Longoria, Danny Glover y Tilda Swinton.

Para leer más sobre estas tres poderosas actrices, adquiere nuestra edición de septiembre ya a la venta.