Sin filtros, borrosa y con 29 'likes', así es la foto más impactante del año

Warren Richardson acaba de ganar el máximo galardón al fotoperiodismo con una imagen que casi pasa inadvertida.

Etiquetas:

Cuando el fotoperiodista Warren Richardson apretó el obturador de su cámara escondido entre los alambres de púas que dividen la frontera entre Hungría y Serbia, posiblemente no imaginó que la imagen que tomó aquella madrugada del 28 de agosto de 2015 se convertiría en la más importante del año.

La fotografía, titulada “Esperanza en una nueva vida”, fue elegida como la mejor entre 82,951 imágenes y distinguida con el premio World Press Photo, máximo galardón del fotoperiodismo. La instantánea muestra a un padre entregando a su bebé en manos de una persona al lado húngaro de la frontera durante la crisis de los refugiados sirios. “Acampé con los refugiados durante cinco días en la frontera. Un grupo de cerca de 200 personas llegó y se movió bajo los árboles a lo largo de la línea de la cerca. Enviaron primero a las mujeres y los niños, después a padres de familia y hombres de edad avanzada. Debo haber estado con el grupo durante unas cinco horas y jugamos al gato y al ratón con la policía toda la noche", explicó el fotógrafo independiente originario de Australia.

“Estaba exhausto cuando tomé la foto. Eran como las tres de la mañana y no podía usar el flash mientras la policía estaba intentando encontrar a esas personas, porque los pude haber delatado. Así que tuve que usar solo la luz de la luna”, detalló sobre el momento en el que inmortalizó la escena.

Sin embargo, antes de que la fotografía recibiera el reconocimiento World Press Photo, pasó casi inadvertida. Ninguna agencia de noticias estuvo interesada en comprarla y en las redes sociales –ese lugar en el que las imágenes se viralizan en cuestión de segundos– apenas y alcanzó notoriedad. “La subí a Facebook y unas 29 personas le dieron al botón ‘me gusta', eso es todo”, mencionó Warren Richardson, de acuerdo al sitio DW.


Más notas:

Vecinos incómodos y los muros que los separan
Por qué Europa ya no es la misma tras la crisis de Siria