Kate Winslet y Allison Janney comparten beso de talento en los HFA

Los Hollywood Film Awards dejan uno de los primeros grandes momentos de la temporada de premios.

Etiquetas:

Son días complicados en Hollywood. La bomba detonada por los escándalos recientes parece ineludible. A las ya numerosas acusaciones de acoso o agresión sexuales contra Harvey Weinstein, Kevin Spacey o Brett Ratner se le suman nuevas víctimas y perpetradores de una lista que parece no tener fin. Precisamente en los Hollywood Film Awards que tuvieron lugar este domingo, Dustin Hoffman fue recibido con murmullos después de las acusaciones de acoso contra él que se hicieron públicas la semana pasada. Pero nada que no pudiera maquillar Kate Winslet.

La actriz recibía un premio por su papel protagonista en Wonder Wheel, la nueva película de Woody Allen. Y en su discurso de aceptación, Winslet mencionó el talento de algunos de sus compañeros de reparto, pero hizo especial hincapié en otra de las actrices que fueron galardonadas anoche: Allison Janney, por su interpretación en I, Tonya.

"Allison Janney está en esta habitación", dijo Winslet al recoger su premio. "Allison, sé que realmente no te conozco pero simplemente quiero ser tú. En serio. O simplemente acariciarte o algo así. Quiero decir, ¿siempre podríamos besarnos? Quizá. Quizá". Janney, que estaba entre el público, no daba crédito a las palabras de Winslet, pero fue escuchar la proposición del beso y allá que fue a por todas. "Oh, va a pasar", dijo Winslet. "Rápido, rápido, rápido ... Este es un momento emocionante, ¿verdad?". La actriz de Titanic recibió a Janney con los brazos abiertos y del beso en los labios pasaron al abrazo, acompañadas mientras tanto por los vítores del público.

Se podrían sacar muchas conclusiones de la simbología del beso entre ambas actrices, pero sería quitar parte de la magia a su verdadero significado: un intercambio de admiración que se deben dos pedazo de actrices. Es probable que muchos en la industria hubieran agradecido discursos más descarnados sobre la situación actual en Hollywood y el debate sobre acoso que todo lo impregna, pero hay algo de excepcional en la autenticidad de dos artistas que en la noche del domingo sólo quisieron respetarse frente a un grupo de colegas. En los Hollywood Film Awards, aunque fuera por tan solo un instante, se volvió a atisbar parte del idílico tapiz de estrellas que parece tardará un tiempo en recuperar el brillo de años mejores. O mejor dicho, de años donde todo lo malo se escondía un poquito mejor.