Vive hoy, ama mañana

Música electrónica, nuevos escenarios, más sedes e incluso algún que otro accidente. Así ha sido el Tomorrowland 2017.

Si antes cuando te hablaban del futuro te imaginabas autos voladores, robots mayordomos y residencias en Saturno, te equivocaste. El futuro que visualizaban los oráculos en sus bolas de cristal era en realidad Tomorrowland, un festival de música electrónica realizado en las afueras de un pequeño pueblo belga llamado Boom, que desde hace más de una década reúne a decenas de miles de personas provenientes de todos los rincones del mundo y que se ostenta como el más espectacular del planeta tierra.

En el contexto de la edición número 13 llevada a cabo por primera vez durante dos fines de semana (del 21 al 23 y del 28 al 30 de julio) y de un incendio en Barcelona que obligó a desalojar el evento en esa ciudad (que participaba como parte del concepto UNITE, donde varias metrópolis se unen a la sede principal), te llevamos de paseo por El Mundo del Mañana en el que jamás te hubieras imaginado que habría hadas, fantasía y música trance…, ¿verdad?

El concepto
Para ser el mejor, debes ofrecer algo diferente. TWL es además de un evento musical, toda una experiencia hedonista con texturas electrónicas de fondo. Tradicionalmente en cada edición se renueva el mainstage. Este 2017, la temática fue de un circo y una gran carpa cubrió el escenario principal. Pero, además, se contó con 20 escenarios alternos cada cual con su propio concepto y en esta entrega incluso hubo uno al que tenías que acceder en una lancha.

Los escenarios
En esta edición 2017, como en todas las que se han celebrado desde 2015, el despliegue escenográfico es parte importante del concepto. Un ambiente irreal como de cuento de hadas, dragones, cuevas prefabricadas, un inmenso teatro creado especialmente para la ocasión, una noria de dimensiones vikingas…y eso que no hemos llegado al escenario principal cuya parafernalia incluye cascadas, “árboles” de más de 100 metros de altura, fuegos artificiales, pasarelas…y mucho sudor de brillantina que se genera porque quienes llegan ese punto es porque llevan bailando sin parar todo el día.


Los invitados
Un festival de esta envergadura solo podía contar con la crema y nata de los DJs y actos electrónicos de primer orden. Por las distintas ediciones del evento han desfilado, desde su irrupción en 2005, los rostros más reconocibles de la escena internacional como Swedish House Mafia, Tiesto, Armin Van Buuren o David Guetta. Pero no solo de nostalgia vive el hombre y, año con año, el cartel se renueva con los artistas que están dando de qué hablar en la actualidad. En 2017 los actos más esperados fueron los de Seven Lions, Duke Dumont y los rusos Matisse & Sadko, que se sumaron a los de toda la vida (Van Buuren, que nunca falta), Afrojack; las estrellas como Alision Wonderland y los anfitriones, Dimitri Vegas y Like Mike.

Dimitri Vegas y Like Mike

La gente y el mundo
En su edición 2017 el festival rompió records al convocar a medio millón de personas que llegaron a la sede cercana a Bruselas (la mayoría ataviados como ponys, hadas o temática de circo). Si la tendencia continúa en aumento, pronto será insuficiente cualquier espacio disponible. Sin embargo, los organizadores crearon UNITE, The mirror to Tomorrowland, una idea que conecta en tiempo real al festival con algunos países del resto del mundo. Este año las sedes fueron Dubai, Alemania, Israel, Libano, Malta, Corea del Sur, Taiwán y España. En Taiwán, el evento fue cancelado por sobrecupo desde el día sábado 29 y en España, donde el enlace se llevaba a cabo desde Barcelona, el show se canceló el día de ayer por un incendio que obligó a desalojar a más de 20,000 asistentes y a encarar que también puede haber problemas en el paraíso.

¿Sus papas y refresco grandes?
El evento cuenta con muchos extras que hacen de la experiencia todo un viaje. Si tienes el dinero y las ganas para algo extra, puedes degustar algo más snob que hamburguesas y cerveza y escapar de largas filas que culminan con un empleado convenciéndote de que por un dólar más, tu bebida sería tamaño jumbo. ¿Qué parte de que se trata de algo más que un festival electrónico común y corriente no te hemos explicado? Es que te puedes topar desde lo más básico, hasta una zona VIP donde en esta ocasión llamó la atención la oferta gastronómica gourmet de Flandes Kitchen Rebels, combo de chefs que hicieron posible que los asistentes degustaran platillos de diseño.

Su carácter inclusivo
Ya hablamos de UNITE, el concepto que une al mundo y que causaría urticaria en cualquier globalifóbico. Pues bien, el pasado 2016 este concepto llegó a México con gran éxito y en esta edición igual tuvo guiños con la vida loca latina ya que Despacito, el hit urbano del reggaetonero Luis Fonsi (aunque lo niegue) Ft. Daddy Yankee, sonó en el evento en el remix de Bieber. El encargado de ponerle sabor latino al evento fue el DJ Angemi, un artista de EDM que continuó la tradición de ediciones anteriores donde ya había sonado La gasolina o el hit de J. Balvin, Mi gente. Claro, las críticas no se hicieron esperar, pero evento exento de polémica no es evento exitoso. Además de ritmos urbanos, el festival se caracteriza por incluir en su line up a artistas emergentes de todos los géneros en boga de la música electrónica, el hip hop, el dub y todo lo que se pueda bailar.

Tenemos que hablar de Dreamville
La experiencia no podía estar completa sin este concepto. Se trata de una pequeña ciudad alterna creada especialmente para el festival, en la que puedes encontrar de todo: centros comerciales con tiendas con la ropa adecuada para que los asistentes luzcan como se deben, hasta fiestas previas, hospedaje y primeros auxilios por si te excediste en alguna bebida o sustancia prohibida. La mala noticia es que parece que no puedes quedarte ahí a vivir.

La filosofía Tomorrowland
Además de haber inventado esta especie de Disneylandia para fans de la electrónica y fiesteros sin etiquetas, los organizadores pugnan porque el festival sea una conexión entre la gente y la naturaleza (por más hippie que suene eso) y de unidad entre seres humanos que viven la fiesta y parece que la gente del mañana lo ha entendido muy bien. No por nada el lema de Tomorrowland es “vive hoy, ama mañana, unidos para siempre”.