Del terror del narco mexicano al del estilo ‘masacre en Columbine’

En México ya casi no sorprenden las muertes por narcotráfico o robos, pero un tiroteo en el Colegio Americano del Noreste, en Monterrey, donde murió el agresor de 15 años, trae un nuevo temor.

Es triste pero cierto que en México ya nos hemos acostumbrado a saber de muertes a causa del narcotráfico, en el sexenio de Felipe Calderón hubo tantos muertos que la cifra que dan tanto el gobierno como los medios de comunicación se pierde entre los 80 hasta los más de 120 mil, pero el tiroteo ocurrido esta mañana en el Colegio Americano del Noreste, en Monterrey, abre un capítulo casi insospechado para México, un país donde, a diferencia de Estados Unidos, no es común que una familia (y mucho menos los menores de edad) tengan armas de fuego.

En esta escuela privada ubicada en la colonia Paseo Residencial, un chico (identificado como F.G.) de 15 años, armado con una pistola calibre 22, disparó contra de varios de sus compañeros de salón, contra la profesora y luego contra él mismo, informó Óscar Aboytes, vocero de Protección Civil de Nuevo León. Hasta ahora el único fallecido es el propio autor del tiroteo, un estudiante de secundaria del que se sabe, tiene problemas sicológicos.

Según reportan los medios locales, entre los heridos con peligro de muerte se encuentran dos estudiantes: A. C. R., mujer de 14 años, L. R., hombre de 15 años y la maestra Cecilia Solís, que tiene lesiones en el cráneo. Solo M. C., estudiante de 14 años, está fuera de peligro gracias a que solo tuvo heridas de bala en un brazo.

Un video brutal —que por obvias razones de esta modernidad se ha vuelto viral— muestra a detalle cómo fue esta historia violenta donde en un pequeño salón de clases la rutina diaria de estudios se convirtió en una tragedia sin precedentes en México pero que hemos visto en repetidas ocasiones en colegios de nuestro vecino del Norte. La más famosa es la recreada en el documental de Michael Moore ‘Bowling for Columbine’, donde a raíz de ese tiroteo donde murieron 15 estudiantes, se denuncia el uso y posesión de armas de fuego entre la sociedad.

En las redes sociales ya comenzó un debate, pero este no va precisamente a la posesión de armas de fuego porque hasta ahora este parece un caso aislado (en México parece que los únicos que tienen razón de portar armas son los policías, los militares y los narcotraficantes) sino a la reproducción del video captado por una cámara de seguridad en aquel salón de clases y a las fotos de los niños ensangrentados que ya circulan por toda la web.

¿Compartir el material por morbo o para hacer conciencia? ¿Publicar las fotos y el video censurado para informar o mejor respetar por completo a las víctimas de la tragedia? ¿Ver este hecho como un caso aislado o como el inicio de un problema del que México no está exento? Esas son ahora las dudas que emergen entre quienes comentan el hecho.

El tiroteo en Monterrey nos lleva a pensar también que si algo importante surge de este debate es que, así como se ha hecho común que en Estados Unidos haya tiroteos en escuelas y en México aparezcan muertos por narcotráfico, no debemos, bajo ninguna circunstancia, comenzar a acostumbrarnos a esto.

F. G. falleció en el hospital donde estaba siendo atendido. El primer tiro que se dio no fue letal, pero el segundo, el que se dio en la barbilla, sí. Ya en atención médica lo declararon con muerte cerebral y dejaron de prestarle atención médica, no por falta de profesionalismo o humanidad sino porque ya no había remedio. Sus familiares iniciaron los trámites para donar sus órganos, estos tal vez puedan salvar la vida de alguien más.