‘Qué mujer más asquerosa’ y cómo Trump dio sus últimas patadas

El último debate entre los candidatos dejó insultos a Hillary Clinton, un posible no a la aceptación del resultado y otras delicias.

Con las encuestas dándolo como perdedor de la contienda electoral, con una ola de testimonios negativos en su contra y las denuncias de mujeres que lo acusan de acoso sexual, Donald Trump llegó más que golpeado al tercer y último round que representa la recta final rumbo a la votación del 8 de noviembre; Hillary Clinton aprovechó el momento y se dedicó a clavarle más el puño en la herida abierta. Hoy, la opinión pública y los medios estadounidenses la señalan como ganadora (CNN dio 52% en su favor).

Y aunque ahora el debate intentó centrarse más en los temas sociales, económicos y políticos que aquejan al país norteamericano, al igual que en el segundo relucieron los insultos y las descalificaciones, con un Donald Trump de ataques certeros y precisos y una Hillary Clinton que no termina de ser clara y convencer.

El análisis que hizo la cadena de noticias antes citada arrojó que en el tercer encuentro realizado en la Universidad de Nevada, Las Vegas, un 60% de los consultados considera que Trump atacó más que Clinton; un 15% sostiene que ambos candidatos atacaron por igual y un 23% que ella fue más lasciva. Y a falta de protestas que logren convencer al electorado o de si quiera intentar cambiar el rumbo que tiene ya la decisión de la mayoría, estos fueron los tópicos más álgidos que se vivieron la noche de este miércoles.

Ponen en duda la democracia Estados Unidos se ha caracterizado por ser ese ejemplo de democracia para el mundo, un estandarte que Donald Trump insinuó que no es tal. Chris Wallace, periodista de la cadena Fox News fue quien moderó este debate y preguntó al republicano si respetaría el resultado de las elecciones, el candidato dijo: “Cuando llegue el momento, lo miraré. Lo veré en su momento. Voy a mantenerle en suspenso, ¿de acuerdo?”.

La pregunta ocurrió porque el magnate lleva varios días diciendo que si Clinton gana es porque las elecciones ya están arregladas. Luego de la respuesta de Trump, la demócrata intervino diciendo: “Está denigrando nuestra democracia. Me asombra que alguien que es el candidato de uno de nuestros dos grandes partidos adopte esta posición”.

La marioneta

Clinton también fue incisiva. Acusó a Trump de ser una marioneta de Vladímir Putin, presidente de Rusia: “Tú eres la marioneta", respondió. Y añadió que en las negociaciones sobre el desarme nuclear, Putin ha demostrado ser “más listo” que Clinton y que el presidente Barack Obama.

La ridiculización

Y con un poco de soberbia, Clinton le recordó al candidato que de carrera política tiene muy poco. Por mencionar la parte más cómica, habló del momento de la capturaba de Bin Laden, cuando ella estaba inmersa en la política mientras Trump conducía ‘The Celebrity Apprentice’, su reality show por el que se hizo más famoso.

Otra vez el muro

“Tenemos a algunos ‘bad hombres’ aquí y vamos a echarlos”, dijo por el republicano que hasta ahora se había abstenido de hablar del muro fronterizo entre México y Estados Unidos en los anteriores debates… y también ese otro muro legal para impedir la entrada y para deportar a indocumentados: “Se necesitan fronteras fuertes” para impedir la entrada de miles de personas que entran de forma ilegal, así como las drogas que se filtran por la frontera”. “Quiero construir el muro, tenemos que construir el muro”, sostuvo Trump.

Saludos a Peña

Y hablando del muro, la visita a México salió como tema. Hillary ya había acusado a Trump de crear un desastre diplomático al venir a nuestro país, donde una mayoría no simpatiza con él y en medio de una crisis política para el presidente Enrique Peña Nieto. Ahora, Trump dijo que el mandatario mexicano es “un hombre muy simpático” con el que mantuvo una reunión “muy buena” y seguro se llevará “muy bien” cuando esté en la Casa Blanca y se ponga a renegociar con él. O eso es lo que Trump sueña hasta el momento.