Cher y Celine Dion fueron las reinas de los Billboard Music Awards

El espectáculo podría estar dirigido para los menores de 30, pero los mayores de 50 estuvieron más que satisfechos.

Etiquetas:

,

Dios bendiga a Cher. Larga vida a Celine Dion. Aunque Dion está cerca de los 50 y Cher ha dejado atrás los 70, ambas son divas vampiresas sin edad y realizaron dos de las más memorables actuaciones durante los Billboard Music Awards la noche del domingo, a pesar de que se encontraban rodeadas de jóvenes que, en teoría, deberían de ser quienes atrajeran toda la atención.

Dion cantó "My Heart Will Go On" mientras se proyectaban videos de Titanic por el 20 aniversario del lanzamiento de la película. Cher cantó “Believe”, un éxito de 1998, así como su clásica “If I Could Turn Back Time”, de 1989. Entre las actuaciones de Drake, Nicki Minaj, una renovada Miley Cyrus, Lorde y Ed Sheeran, quien transmitió su participación desde Chile, resultó claro que el espectáculo estaba dirigido a los millenials y a como quiera que se llame la generación post-millenial de aquellos que nacieron con YouTube. Los organizadores de los Billboard, sin embargo, entendieron que Cher y Celine Dion son dos artistas atemporales apreciadas incluso por los menores de 35. Sólo pregúntenle a Drake:

Cher mostró disponibilidad para aceptar el Premio de Iconos de Billboard. "¡Cumplí 71 años ayer!", anunció en su discurso de aceptación. "Y puedo quedarme en la postura de tabla durante cinco minutos. ¿OK?" Lo cual es sorprendente. Las únicas personas que pueden hacer hacerlo son Dwayne "The Rock" Johnson y el tipo que sale en el infomercial de Gazelle, la bicicleta elíptica. Pero estamos felices de agregar a Cher a esa lista.

La intérprete apareció con dos atuendos distintos. Primero con un traje brillante de flecos, con el que cantó “Believe”, y luego con una peluca gigante y unas botas altas para interpretar “If I Could Turn Back Time”, lo que fue una recreación casi perfecta del look que tenía en el video original. En ambas ocasiones el público se mostró eufórico, incluyendo a Celine Dion, quien estaba en el back-stage.

Si esto no es suficiente para coronarla como la reina de los premios, consideremos que Piers Morgan, quien no puede hacer la postura de tabla durante cinco minutos, estaba escandalizado. La labor de Cher está hecha.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.