¿Qué buscaban los padres de los normalistas con el presidente?

Entre las promesas por cumplir y la incertidumbre, la petición de los familiares de las víctimas es no olvidar lo sucedido.

Etiquetas:

A casi un año de que se cumpla la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, México aún no tiene una respuesta clara sobre lo ocurrido, y los padres de las víctimas, tampoco. Es por eso que, encabezados por Felipe de la Cruz como vocero, un grupo de representantes de los padres de los normalistas se reunió en el Museo Tecnológico de la Comisión Federal de Electricidad con el presidente Enrique Peña Nieto y miembros de su gabinete a fin de “exigir justicia y verdad a una sola voz”, según expresaron en un comunicado dirigido al mandatario mexicano.

¿Y qué pasó con los 43 normalistas desaparecidos?

“De la incredulidad pasamos al desconcierto; del desconcierto a la tristeza; de la tristeza a la zozobra; de la zozobra a la rabia. Nuestras vidas han sido destruidas y sólo nos mantiene de pie el amor por nuestros hijos”, externó el grupo antes de enlistar una serie de exigencias al gobierno capitalino, entre las que se encuentran la creación de una unidad especial dentro de la PGR dedicada exclusivamente al caso Iguala; la permanencia del Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) en la investigación; atención digna e inmediata a los familiares de los desaparecidos y el cese a los intentos de criminalización de los normalistas. Dichas propuestas fueron escuchadas por el presidente, quien se comprometió a continuar con la investigación del caso de acuerdo a las propuestas de la GIEI, atender a las víctimas y crear una fiscalía dentro de la Procuraduría General de la república que esté especializada en la búsqueda de personas desaparecidas.

Por lo pronto, el panorama, al igual que hace un año, continúa siendo indefinido. Y entre las promesas por cumplir y la incertidumbre es lógico imaginar que, quizá, en el fondo, la principal petición de los padres de los normalistas desaparecidos sea el no olvidar lo sucedido. No permitir que el tiempo anestecie el dolor y la indignación de vivir en un país en el que 43 personas pueden desaparecer de la noche a la mañana sin que nadie sepa que pasó.