Chris Cornell, la muerte de un héroe alternativo

Con la muerte de Chris Cornell, el fantasma de Kurt Cobain, Ian Curtis y otros artistas atormentados, vuelven a rondar por los recuerdos de toda una generación.

  • Los inicios

El artista, llamado realmente Christopher Boyle, nació un 20 de julio de 1964 en Seattle, aquella legendaria ciudad que años después se convirtiera en clave del llamado grunge, etiqueta creada por la prensa musical noventera, que englobaba todos esos sonidos contemporáneos (que no afines) surgidos en aquellas latitudes.

  • Chris Cornell…¿el gran usurpador?

Soundgarden, el grupo más famoso donde militó Cornell, acrecentó el fuego adolescente de la época y de la generación x. Su extraña y un tanto oscura combinación de heavy-metal, punk y eso que los antiguos llamaban “rock alternativo” o college rock, los desmarcó un poco del resto de sus compañeros de década (Nirvana recurría al cancionero Beatle como fuente inspiración y otros como Smahing Pumpkins, al indie rock), aunque los críticos acérrimos del género aseguraban que en realidad  Cornell y compañía se trataban de “metaleros” ataviados con bermudas, camisas de franela y look alternativo, subiéndose al tren del éxito de Nirvana y otras bandas de Seattle que estaban a punto de conquistar al mundo. La aportación de Chris fue pues, lograr amalgamar sus gustos musicales y adaptarse a la época, estar en el momento y lugar adecuado y hacer música que transmitía los sentimientos nihilistas de la época, en un formato accesible para los oídos ávidos de romper con los clichés emocionales y musicales de la generación anterior. Dueño de una voz impresionante, el artista no usurpó nada, estuvo en medio de esa nueva ola noventera de la música, aprovechando la coyuntura estilística de los años que le tocó vivir, parteaguas que no se ha vuelto a repetir con tal magnitud…y seguimos esperando.

  • La moda según Chris Cornell

Fue tal el furor por el grunge, que la moda de esos años era la que portaban en sus videos de MTV las bandas encasilladas en el estilo grunge. El look de Chris Cornell era totalmente “alternativo” (lo que sea que signifique esa palabra en la actualidad) en su momento, como lo podemos ver en su cameo en Singles de 1992, película de Cameron Crowe que retrata la vida loca (alternativa quisimos decir) de esos años 90. Chris Cornell aparece en escena junto a un Matt Dillon que pretende parecerse a él con el cabello largo, las playeras encimadas, las bermudas y las botas. Si el grunge existió como moda, nadie era más “grunge” que Chris…ni siquiera Kurt Cobain.

  • Un grunge que odiaba el grunge…

El penúltimo héroe del grunge, cuya madre era judía y de padre católico, decidió irse del mundo, mientras la voces en nuestra cabeza dicen que Eddie Vedder se ha convertido automáticamente el último apóstol de esa fe noventera. De hecho, el líder de Pearl Jam se volvió trending topic después de la muerte de Cornell la noche del 17 de mayo. “Fuimos una banda que popularizó ese estilo, esa música, ese sello de música horrible, oscura. Y de repente Kurt estaba muerto". dijo alguna vez en entrevista Chris acerca de la música grunge.

  • La sociedad de los poetas muertos.

Tras su fallecimiento, Chris acrecentó la leyenda negra del grunge y del rock. Si bien a sus 52 años ya no estaba en edad de convertirse en un mártir para corresponder a la máxima (erróneamente) atribuida a James Dean “Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”, sí murió de manera repentina y, como ya se confirmó, auto-inmolado, como para seguir la sombría costumbre de otros poetas sacrificados del rock como Ian Curtis (de Joy Division, quien hizo lo propio en 1980) Sid Vicious o claro, Kurt, quien ya había dejado huérfano al grunge cuando se suicidó. A esto, sumémosle las también trágicas defunciones de otros artistas ligados al movimiento (o a la generación X), como Andrew Wood de Mother Love Bone, Layne Staley de Alice in Chains, Shannon Hoon de Blind Melon o Scott Weiland de Stone Temple Pilots.

  • El legado de un esclavo del audio.

Hablar de Chris Cornell como un “músico grunge” sería injusto porque evidentemente, el artista trató de evitar (como muchos de sus compañeros de generación)  la limitante categoría. Es por eso que intentó con sus otros proyectos, darle una vuelta de tuerca a lo que marcaba la tendencia y ya en los dosmiles, se volvió front-man de Audioslave, banda con miras musicales hacia los 70 y a los mismos años 90, cuyas tendencias activistas fueron más obvias que con Soundgarden. El grupo fue declaradamente anti-bélico y antagonista de la política de George Bush y recientemente, se reunieron (paralelamente a Soundgarden, quienes estaban en activo) para un concierto masivo en contra de Donald Trump.

  • Chris, el popero.

Pero hay un lado que casi ha sido olvidado por los fans del artista: el año en que el artista coqueteó con el pop. En 2009 el artista rompió simbólicamente su guitarra contra el piso (como la portada del disco da cuenta) y grabó el álbum “Scream”, producido por Timbaland, el artífice del R&B y el hip hop (cuyas credenciales incluyen colaboraciones con Madonna, Demi Lovato y Katy Perry). El resultado, un disco que provocó la ira de sus seguidores que no podían creer que Cornell se atreviera a hacer duetos con Nelly Furtado o Justin Timberlake. El disco fue destrozado también por la crítica, como la guitarra de Chris de la foto del disco justamente. Irónicamente, su material  más luminoso, fue también el que lo llevó a caminar por el lado más oscuro del rechazo.  “La verdad es que mi preocupación como creador en mi carrera en solitario no es hacer cosas que gusten a los fans de Soundgarden” declaró en su momento. Sí, el cantante era tan abierto musicalmente que en sus sets acústicos era capaz de hacer versiones de Whitney Houston y salir airoso.

  • El legado familiar.

En 2014 Cornell fue amenazado de muerte por una mujer que le envió más de cien mensajes amenazadores contra él y su familia. Aunque no se sabe si se han descartado esas líneas de investigación, el comunicado oficial indica suicidio. El artista se encontraba de gira y dejó a 3 hijos y una esposa con la que llevaba más de 10 años de matrimonio: Vicky Cornell, en cuya cuenta de Twitter su publicación más reciente es un retuit de su esposo sobre lo maravilloso que acababa de ser el show de Soundgarden del 7 de mayo. “No mostró ninguna conducta suicida, es algo totalmente inesperado” fueron las palabras que dedicó Vicky a los medios. Chris Cornell, el padre, el músico, el héroe del rock alternativo, el tipo que esculpió con su voz discos clave para la historia del rock como “Superunknown” o “Badmotorfinger”, dejó este plano existencial.