Por qué Seth Meyers promete ser un gran presentador de los Globos de Oro 2018

El cómico de NBC lleva años escribiendo comedia y es todo un experto en dejar en evidencia a Trump.

Etiquetas:

La Cena de Corresponsales de la Casa Blanca es una cita anual en la que el presidente de Estados Unidos se reúne con numerosos periodistas y personalidades de los medios de comunicación. En 2011, el cómico Seth Meyers fue el encargado de hacer reír al público con un monólogo durante la cena. Y aunque Meyers dedicó varias bromas a Barack Obama, su principal objetivo de la noche fue otro: Donald Trump.

"Donald Trump ha ido diciendo que se presentará a la presidencia como republicano, lo que es sorprendente teniendo en cuenta que yo había asumido que se presentaba como broma", dijo Meyers entonces sobre el actual presidente, que también estuvo presente en la cena. "Donald Trump dijo recientemente que tiene una buena relación con los negros, pero salvo que los Negros sean una familia de gente blanca, me la juego a que está equivocado". Conforme Meyers soltaba sus bromas, las cámaras apuntaban a Trump, que se mostró impasible de principio a fin. Medios de prestigio como The New York Times o The New Yorker aducieron a ese instante como el momento en el que Trump decidió que se presentaría a la presidencia.

Mucho ha cambiado desde 2011. Meyers abandonó su puesto como guionista y cómico en Saturday Night Live y ahora es uno de los presentadores de late night más aclamados de Estados Unidos con su propio programa en la cadena NBC. Junto a personalidades como Stephen Colbert o Trevor Noah, Meyers se ha convertido en una de las voces indispensables de la comedia en el país con sus voraces críticas contra la presidencia de Trump. Y ahora, volverá a ser uno de los grandes protagonistas de la temporada porque medios como The Hollywood Reporter informan que el cómico y la Hollywood Foreign Press Association estarían ultimando los detalles de un acuerdo para que Meyers presente los Globos de Oro de 2018, que tendrán lugar el próximo 7 de enero en Los Ángeles.

Su fichaje promete llevar la política de vuelta a los Globos de Oro, lo que probablemente sea una buena noticia para aquellos que temían que Ricky Gervais volviera a los escenarios para hurgar en la herida de los escándalos que están sacudiendo Hollywood estos días. Es probable que ese tema tenga su inevitable protagonismo, pero a juzgar por la experiencia de Meyers con el tema Trump, seguro que el cómico conseguirá desmarcarse lo suficiente y hacer de los Globos de Oro una cita lo más divertida posible —y dejar la trascendencia para los Oscars, que a este paso prometen ser los más relevantes de los últimos años.