Esta actriz se inspiró en Taylor Swift para su villana robótica

Sylvia Hoeks, la mala de 'Blade Runner 2049, tomó como inspiración a la cantante

Etiquetas:

Si alguien dice que su villana robótica está inspirada en Taylor Swift, cualquier lector habitual de las noticias del entretenimiento se pondrá en alerta. Oh, no, otra guerra contra la reina de las serpientes. Por suerte para Sylvia Hoeks, que en una entrevista ha admitido precisamente haber pensado en la cantante para construir su personaje de androide malvado, su todavía corto estatus en Hollywood la salven de tener que lidiar con las reprimendas de Swift.

Porque el de Hoeks es un nombre todavía poco conocido en el mundo del cine. La actriz holandesa debutó en su primer gran papel en Hollywood hace apenas unas semanas con el estreno de Blade Runner 2049, donde interpreta a la replicante Luv, una robot que acaba adquiriendo el papel de villana. Pero aunque Hoeks no haya lidiado todavía con las repercusiones negativas de la fama, la actriz sí quiso basar a su personaje en las vidas virtuales de estrellas como Swift.

"Me fijé en grandes celebrities, en grandes cantantes que son jóvenes, como Taylor Swift o Selena Gomez", dice Hoeks en una entrevista con la revista Bustle. "Ellas tiene plataformas enormes y necesitan controlar sus vidas porque en cada pequeño segundo del día es probable que haya alguien haciéndoles una foto o escribiendo algo sobre ellas, así que sus vidas al completo ocurren de forma virtual".

En el caso del personaje de Hoeks, Luv está controlada constantemente por su creador, un humano llamado Viander Wallace al que interpreta el actor Jared Leto. Jugando con las referencias de Hoeks, su análisis parece llegar a la conclusión de que estrellas como Swift o Gomez son creaciones de lo que el resto del mundo, sean sus fans o los medios, piensa o escribe sobre ellas. Y al haber un seguimiento constante de sus vidas, ya sea con peticiones de selfies y autógrafos o con redacciones de artículos, sus nuevas personalidades están a partir de entonces controladas y bajo escrutinio de otras personas.

Swift de hecho anunció hace poco el lanzamiento de una red social exclusiva con su nombre, supuestamente con la que tener un contacto más directo con sus fans. ¿Será capaz desde ahí de abandonar el perfil robótico en el que se inspiró Hoeks? Teniendo en cuenta la atención que le prestan sus millones de seguidores, parece difícil.