Sarah Paulson explica cómo Hollywood la obligó a engañarse a sí misma

La actriz cuenta que durante los Emmy estuvo a punto de no mencionar a su pareja, con la que se lleva casi 30 años.

Pese al progresismo que tan a menudo se pregona en Hollywood, los últimos meses han demostrado que hay todavía innumerables infamias por destapar. Entre Harvey Weinsteins y Kevin Spaceys, el panorama ha dejado en evidencia una cultura excesivamente tóxica. Y no sólo en el plano de los abusos físicos, sino también de los psicológicos. Esa clase de presión institucionalizada es algo que sintió Sarah Paulson a la hora de mantener en secreto su relación con la también actriz Holland Taylor, que le saca casi 30 años de edad, y cuyo noviazgo no hizo público hasta marzo de 2016, poco antes de que se cumpliera un año desde que empezaran a salir juntas.

"Al principio, cuando la gente se enteró de que estaba con Holland, algunos dijeron: 'Creo que tienes que tener cuidado, me temo que esto va a afectar a tu carrera de forma negativa'", cuenta Paulson en su entrevista de portada para la revista The Edit. "Y yo decía: ¿qué? Jamas se me hubiera ocurrido".

El aviso que le dieron a Paulson recuerda a las numerosas experiencias de intérperetes homosexuales que también han recibido esa clase de recomendaciones al principio de sus carreras con tal de que no les encasillen en papeles que sólo se correspondan con su orientación sexual. Y de la misma forma, a actores indios o musulmanes a los que tan a menudo se les acaba contratando siempre para los mismos papeles: informáticos o terroristas, por ejemplo. Pero el caso de Paulson es paradigmático de dos prejuicios. De un lado, contra la homosexualidad. Y de otro, contra la diferencia de edad en relaciones de pareja que no sean entre un hombre mayor y una mujer joven.

"Mis decisiones vitales son, um, poco convencionales", añade Paulson. "Estoy con una persona mucho más mayor y la gente encuentra ese detalle totalmente fascinante y extraño, mientras que para mí es la cosa menos interesante sobre mí". Para Paulson, por tanto, no es sólo que antes le recomendaban no hablar sobre ello, sino que ahora que su relación con Taylor es conocida, muchos le preguntan por ello.

Aunque quizá el punto más triste de la situación que le ha tocado vivir a Paulson es que al final ha sido ella misma, sin querer, la que ha heredado parte de esos prejuicios por puro instinto. La actriz cuenta que durante la última gala de los Emmy, cuando ganó el premio a la Mejor Actriz por American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, estuvo cerca de no decirle "te quiero" a Taylor al recoger su estatuilla: "Pensé: ¿debería no decir nada? Y luego pensé: ¿y por qué no? El hecho de que esté pensando esto está mal. Pero tuve un momento de preocupación societal, imaginándome que, quizá, la gente que no supiera eso sobre mí diría Espera, ¿qué? Pero luego, ya ves, [le dije te quiero desde el escenario] igualmente".