Olvídate del horóscopo, nosotros te decimos qué pasará con tu dinero

Porque la influencia de Saturno sobre Marte no es responsable de los cambios en la macroeconomía...

Etiquetas:

¿Por qué los horóscopos se ocupan de incluir el dinero entre sus temas más importantes? Porque a todos nos interesa tenerlo. Sin embargo, pareciera que creemos más en el azar, la suerte y los astros, que en la capacidad de autogobernar nuestras finanzas. No debe ser casual, pienso, mientras veo que Google arroja más de cuatro millones de resultados para “finanzas y horóscopo”. ¿Y a qué se deben estas reflexiones tan peregrinas? A la macroeconomía.

Resulta que hace unos días varios consultores y expertos financieros encuestados por BANXICO dieron un pronóstico, no negro, pero sí bastante gris del futuro precio del dólar y el crecimiento de la economía mexicana para lo que resta del año y para 2016. En la “Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado” vaticinaron que el Producto Interno Bruto para 2015 no será de 2.34% sino de 2.31% (en 2016 la proyección pasó de 2.96 a 2.83%) y en cuanto al tipo de cambio, nuestro preciado depreciado peso quedaría rondando los 17 pesos, centavos más, centavos menos.

10 posibles escenarios ante el incremento del dólar frente al peso

¿Pero qué significa toda esta mala numerología? ¿Mercurio retrógrado haciendo de las suyas? No, calma. El problema tiene múltiples orígenes, en su mayoría externos: desde el bajo precio del barril de petróleo, hasta la política de austeridad en el gasto que ha optado el gobierno de Enrique Peña Nieto, y que impacta en el consumo interno. Según expertos de Focus Economics, Latinoamérica es una de las regiones emergentes más expuestas a las fluctuaciones en los precios de los commodities (que no tienen nada que ver con el confort, sino que son los productos físicos básicos a partir de los cuales se producen otros más complejos: el petróleo es un commodity). Estos commodities habrían empezado a tambalear desde que China devaluó el yen y Estados Unidos anunció el incremento en sus tasas de interés.

La baja en las predicciones de crecimiento también tiene que ver con la disminución de las inversiones en el país, que responde, básicamente, a que se consideran de riesgo. ¡Ojo! No sólo las de México, nuestra región es un mercado tentador y apetitoso para los inversionistas, pero no en tiempos de inestabilidad económica global como los actuales. A eso se suma cierta desconfianza por el clima de inseguridad que empieza a ganar peor fama en el extranjero. Aunque, seamos honestos, si el negocio funciona, la inseguridad es un problema menor. Nuevamente, lo que explica la falta de inversión es la volatilidad de los mercados. “Eres una veleeeeeeta”, cantaría Lucerito.

10 cosas que, apenas, puedes pagar con el nuevo salario mínimo

No es una novedad que la economía mexicana, como la de otros países de Latinoamérica, responde con espasmos y gritos de horror a los movimientos de la economía norteamericana. Así, las cifras no muy alentadoras del empleo en Estados Unidos causaron fluctuaciones dignas de un desajuste hormonal: apenas tres minutos después de la noticia el peso alcanzó un mínimo de 16.79 y un máximo de 16.97. Por suerte, al bajar la adrenalina, logró estabilizarse en 16 y medio, más, menos.

Este ataque bipolar del peso sólo refleja el estado de la economía mundial: imprecisa, llena de misterios, a tal punto que parece que sólo puede basarse en predicciones que cambian casi mes con mes... como los horóscopos.