Selena Gomez da una razón algo extraña antes de privatizar su Instagram

La cantante pone el candado a su perfil social después de publicar un extracto de una entrevista con la revista Billboard.

Si Selena Gomez había tenido un año intenso entre operación de riñón y vuelta a los escenarios, las últimas semanas sin duda pretenden consolidar un año bien completo de emociones. Primero recuperó su relación sentimental con Justin Bieber hace unas semanas y este pasado martes se privatizó por sorpresa, y durante unas pocas horas, su cuenta de Instagram —la más seguida en todo el mundo con más de 130 millones de fans.

Que Gomez echara el candado a su Instagram no significaba que sus seguidores quedaran inmediatamente vetados de sus publicaciones, pues al fin y al cabo eran más de 130 millones de personas las que siguieron teniendo acceso a todo lo que la cantante había publicado hasta la fecha, pero sin duda puso unas cuantas incógnitas sobre los porqués de Gomez para tomar tal decisión.

Porque las razones en las que Gomez basó la clausura momentánea de su cuenta de Instagram no parecen demasiado claras. Según diversas cuentas de fans que siguen las actualizaciones de Gomez en redes sociales, la artista compartió una última story antes de privatizar su perfil. En ella aparece una captura recortada del reciente perfil que la revista Billboard le dedicó tras reconocerla como la Mujer del Año y un mensaje superpuesto de la cantante: "Nunca más permitiré que otro ser humano adivine mis palabras de nuevo. O invitaré a alguien a mi casa. Es muy doloroso. La parte más 'ridícula' es no conocer mi corazón cuando digo cosas".

Pero lo más interesante es leer el extracto del artículo de Billboard al que Gomez parecía hacer referencia y que evidencia que la periodista Brooke Mazurek entró en su casa para entrevistarla —y quizá de ahí la referencia al no invitar a más gente a su casa en su story de Instagram: "Hay un oso de peluche de metro y medio de altura despatarrado en el suelo de la cocina de la casa de Selena Gomez en North Hollywood. 'Lo sé, lo sé', dice Gomez, poniendo los ojos en blanco y reconciendo que el animal de peluche no encaja del todo con el trío de sillones encajados en el acogedor rincón de mármol. 'Fue un regalo y al principio pensé: 'Esto es ridículo, no puedo esperar a dárselo a otra persona''. Pero Gómez, 25, no lo ha dado — todavía".

Sumado el extracto compartido por Gomez al mensaje que incluyó en la captura dan para una conclusión algo críptica sobre su decisión de privatizar Instagram por unas horas. ¿Sabremos algún día el significado real del dichoso oso de peluche de metro y medio?