Meghan y Harry querrían un pastel de bodas de plátano por esta razón

La pareja ya se habría decantado por el sabor a raíz de una foto romántica que la exactriz publicó en Instagram.

Cuando el 31 de octubre de 2016 Meghan Markle compartió una foto de dos plátanos abrazados y acurrucados, numerosos medios lo tomaron como la confirmación de lo que varias cabeceras de prensa rosa habían sugerido aquel día: que la actriz de Suits había empezado un noviazgo con el Príncipe Harry.

Quién habría podido prever entonces que apenas un año después ya se estaría hablando de campanas de boda y del que sin duda es ya uno de los eventos públicos más esperados del 2018. Pero lo que también parecía haber adelantado aquella imagen tan romántica, según apuntan en The Telegraph y acorde a una fuente cercana a la pareja, es el sabor de la tarta nupcial que Harry y Meghan ya habrían elegido para su boda real: plátano.

La elección haría de la tarta nupcial de Meghan y Harry la primera de una boda real en tener plátano como líder de la función. Según el diario británico, es más habitual en bodas reales elegir un pastel de frutas que pueda aguantar hasta el bautizo del primer hijo de la pareja, pero en este caso habrían influido otros detalles importantes. Primero, que la moda del pastel de frutas se está perdiendo, según apunta a The Telegrpah la diseñadora de tartas nupciales Rosalind Miller. Segundo, que el hecho de que Markle sea estadounidense influye en que se elija algo distinto a lo que arrastran las tradiciones británica y europea. Y tercero y más importante, que a Harry le gustan mucho los plátanos.

Darren McGrady, el que fuera chef de los príncipes Guillermo y Harry durante más de 15 años y hasta la muerte de la princesa Diana, ya adelantó hace una semana en la revista Food & Wine que Harry tiene predilección por cualquier cosa que lleve plátanos y que recuerda específicamente una tarta de plátano y caramelo que una vez preparó para Harry y por la que el joven se mostró muy entusiasmado.

Quizá sea ese cariño por los plátanos el que decantó que Markle eligiera aquella primera foto "oficial" de plátanos abrazados en octubre de 2016. Con unas pocas pistas más de Instagram, quizá hasta pueda uno deducir el menú completo del banquete.