Kim Kardashian se enfrenta a las críticas por un disfraz de Halloween

La celebrity es foco de la controversia (de nuevo) después de vestirse como la cantante Aaliyah

En la que siempre es una cita anual con la controversia seas el famoso que seas, Kim Kardashian ha sido la encargada este Halloween de recibir las críticas de cientos de usuarios en redes sociales. Y mira que ella lo tenía todo previsto para evitar ser vapuleada, pero ya se sabe que cuando tocas la fibra sensible encarnando a un icono, alguien se va a quejar. Primero fue Cher, y Cher agradeció el homenaje. Luego fue Madonna, y muchos fans de la Reina del pop aplaudieron su elección. Y por último fue Aaliyah, y lo que siguió fue una polémica que Kardashian se conoce de sobra: el racismo.

En realidad de lo que acusan a Kardashian por disfrazarse como la cantante afroamericana Aaliyah en su vídeo para "Try Again" es de racismo y/o de apropiación cultural, dependiendo de a quién preguntes. Y en esta batalla el debate siempre es el mismo: ¿es racista que alguien blanco encarne a un famoso negro? En internet hay dos corrientes de pensamiento. La primera dice que sí, siempre. Esa es la que ha arremetido contra Kardashian entre el domingo y el lunes con comentarios como: "Leyenda o no, Aaliya es una mujer negra y tú no. Es ofensivo y no deberías estirar este límite, pero ok...".

Y la segunda dice que sí es racista, salvo que la persona no se maquille para parecer negra, y Kardashian no lo ha hecho. Eso sería meterse en terreno blackface, que sí está considerado en Estados Unidos como un fenómeno muy racista. El argumento es claro: los blancos pueden maquillarse de negro, pero lo contrario no es posible. Además, el blackface es algo con lo que Kardashian ya lidió hace meses a raíz de la campaña promocional de su línea de maquillaje en la que aparecía en fotos con un tono de piel demasiado bronceado. Lo tenía aprendido.

Claro que el caso de Kardashian como Aaliyah también levanta ampollas por otra razón: muchos no quieren que Kardashian se acerque siquiera a los que son considerados iconos de la historia estadounidense, sea cual sea el ámbito. En este caso, la cantante afroamericana es considerada una de las figuras más importantes del R&B y una artista muy influyente para el género en los años posteriores a su fallecimiento en un accidente aéreo con apenas 22 años. Y si a Kardashian ya le dan caña por posar como Jackie Kennedy, el homenaje a una icono de la música afroamericana que murió de forma trágica tiene todos los alicientes posibles para la controversia.

Así que Kardashian lo tenía todo preparado: se había disfrazado de varias figuras clave de la música para justificar su tercer disfraz y había evitado el maquillaje para que no la acusaran de blackface. Pero es que hablamos de Kim Kardashian, para qué va a salir en Halloween si no es para quemar las redes.