Así evitó Blake Lively ser etiquetada como una diva en Hollywood

La actriz de 'Gossip Girl' confiesa en una entrevistas sus dificultades en los inicios de su carrera

Etiquetas:

Blake Lively se convirtió en uno de los nombres más importantes de la televisión norteamericana en 2007, cuando empezó a encarnar a Serena Van Der Woodsen en la serie Gossip Girl. Pero aunque aquel fenómeno la encumbró también como un icono de la moda, la actriz admite ahora que sus primeros años en la industria del entretenimiento no fueron fáciles porque nunca consiguió luchar por sí misma.

"Creo que a veces no te alientan a que te defiendas por ti misma", dice Lively a la revista People. La protagonista de Infierno azul cree que en Hollywood es complicado que una actriz joven pueda imponerse cuando necesita combatir alguna injusticia en el set de rodaje. Y no sólo con temas muy dramáticos como una agresión, sino también en los aspectos más desfavorables de la diferencia entre géneros: "si trabajas demasiadas horas, o no te pagan lo que a otra persona a tu nivel de trabajo, o si te tratan diferente que a otra persona del equipo".

Lively admite que nunca tuvo problemas a la hora de dar la cara por otros, pero que cuando tenía que imponerse en algo que le concernía a ella, todo se complicaba: "No sentía que pudiera luchar por mí misma de la misma forma porque tenía miedo de que me vieran como una diva o como alguien difícil o exigente. Como mujer, tienes miedo de que te puedan etiquetar por exigir un trato justo que sabes que te has ganado".

Pero la actriz ha aprendido con los años. En cuanto a dar algún consejo a su yo del pasado, Lively dice: "Trataría de quererme más y de luchar por mí misma con tanto ímpetu como lo he hecho por otros".