Por qué a John Oliver le pareció “insultante” la cobertura de los ataques terroristas de Londres

El conductor de Last Week Tonight insiste en que Londres “no se pondrá de rodillas a causa de tres estúpidos”.

Etiquetas:

A raíz del ataque del sábado en Londres, que dejó siete muertos y una gran cantidad de heridos, ha surgido un tema sobre la cobertura mediática estadounidense. Como observó John Oliver en Last Week Tonight el domingo, se ha popularizado el decir que la ciudad se “tambalea”, e incluso que está “sitiada” a consecuencia de la tragedia, producida tan sólo unas semanas después del ataque terrorista de Manchester. Antes de hablar cobre cualquier otra cosa, el conductor británico se aseguró de corregir a los Estados Unidos, en nombre de los británicos molestos en cualquier parte del mundo.

“Obviamente nuestros pensamientos están con todas las personas afectadas”, comentó Oliver. “Pero como británico que vive en Estados Unidos, me siento obligado a abordar un tema que ha surgido durante la cobertura estadounidense de esta tragedia… Para que conste, de ninguna manera Gran Bretaña se encuentra ‘sitiada’. ¿Está molesta? Sí. ¿Está enfurecida? Sí. Pero decir que está sitiada o que la gente se ‘tambalea’ implica que de alguna manera está lo suficientemente débil para ponerse de rodillas por tres estúpidos. Y esa idea es insultante”.

Es lo justo. Londres, por supuesto, es más antiguo que Estados Unidos. Se trata de una ciudad que ha aguantado muchas cosas a lo largo de los años y que ha constituido una buena resistencia. Para demostrarlo, Oliver ha mostrado a sus espectadores un hashtag que ha comenzado a ser trending en Twitter a lo largo del fin de semana: #ThingsThatLeaveBritainReeling (cosas que hacen que Gran Bretaña se tambalee). Estas cosas incluyen el contacto visual accidental en el metro o en un elevador, o que la gente haga té en el microondas. Los terroristas no hicieron la lista. El hashtag “fue una edificante demostración de la resistencia británica por antonomasia”, explicó Oliver.

El conductor también encontró una muestra de la resistencia británica en un sujeto que se aferró a su cerveza mientras evacuaban la escena de uno de los ataques. Como lo expresó Oliver: “Eso es un letrero andante de ‘Keep Calm and Carry On’”.

Pero el símbolo más sólido de la fortaleza británica, para Oliver, fue un hombre que regresó al restaurante del que había huido el sábado para pagar la cuenta y dejar la correspondiente propina el domingo. Cuando se le preguntó si estaba preocupado por su seguridad, el hombre contestó: “No vamos dejar que gane esta gente. Y sigo diciendo que si tomarme un gin tonic con mis amigos, ligarme hombres guapos y salir con mujeres brillantes es lo que ofende tanto a estas personas, lo voy a hacer aún más, no menos. Porque eso es lo que hace a Londres grandioso”.

“¡Sí que lo es!”, dijo Oliver. “Y espero sinceramente que esta noche el hombre esté en las calles bebiendo gin tonics y coqueteando con todos los sujetos que vea. “A usted, señor, le digo”, expresó Oliver levantando su propio gin tonic, “¡Salud!”

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.