Cuando el internet no perdona

Estos políticos fueron captados haciendo cosas que no debían, y la evidencia quedó grabada para la posteridad.

Etiquetas:

“Internet, no te mueras nunca” es la frase que leemos comúnmente en las redes sociales cuando aparece un meme referente a una situación digna de viralizarse, ya sea como denuncia u objeto de indignación. Que nos perdonen los demás países, pero nuestra labor en este menester se lleva las palmas gracias al ingenio o humor que se le plasma a la imagen o video que sirve como testigo de lo que ocurrió. Así, las metidas de pata de la farándula, al igual que el comportamiento inesperado o inapropiado de algunas figuras políticas, no solo quedan documentadas en su versión original sino al más puro estilo mexicano, ya sea con burlas o manteniendo el surrealismo de su naturaleza.

“Cachetada, cada caricia que me das me mata…”
Oh, cómo olvidar aquella canción de Pablito Ruiz (y si eres demasiado joven, puedes buscarla en YouTube, es una joya). Bien pudieron incluirla en el video en el que el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, abofetea –en público– a un miembro de su equipo en diciembre de 2014. Ojalá se hubiera tratado de una “palmadita en la espalda”, pero desafortunadamente el gesto fue tal como lo haría Krusty con Bob Patiño. Momentos después de lo ocurrido, se arrepintió, le ofreció una disculpa y como lo marca la ley de Talión (“ojo por ojo y diente por diente”), le pidió que se la regresara. ¿En serio se permite el “pégame pero no me dejes”?



Game Over!

Bien pudo ganarse el apodo de Lady Diamond, y no precisamente por llevar ese mineral precioso en alguno de sus accesorios. La senadora Layda Sansores fue captada infraganti muy atenta a su tablet durante una sesión en la que se discutía la reforma laboral. ¿Qué era lo que hacía? ¿Acaso revisaba cifras importantes sobre el tema? No. Estaba bastante concentrada jugando Bejeweled, la popular versión para dispositivos de Diamond Mine y que en 2012 era un hit. Todo mundo tiene derecho a entretenerse como se le dé la gana, ¿pero hacerlo durante las horas de trabajo? Tal vez no sea tan buena idea. ¿Lo más divertido del asunto? Sansores declaró que se sintió víctima de un espionaje y que por supuesto se trataba de un “linchamiento” en su contra.


Ni Carrie Bradshaw

En 2013, el exgobernador de Tabasco, Andrés Granier, superó a Carrie Bradshaw al conversar, ya con varias copas encima, sobre su impresionante guardarropa. “Aunque ustedes no lo crean, tengo 400 pares de zapatos, 300 trajes y mil camisas”. No sabemos todavía si por mil se refería a una exageración de cantidad o si en serio tiene ese número. Lo que sí nos queda claro es que Granier es un hombre que disfruta mucho ir de shopping, y que el fanatismo por no andar con los pies descalzos no es exclusivo de las féminas.


Sí a la censura

Lorena Martínez, candidata a la gubernatura de Aguascalientes por parte del Partido Revolucionario Institucional, hizo lo que creyó mejor para todos: taparle el micrófono y quitarle la palabra a una mujer que manifestó su inconformidad por la falta de compromiso del candidato a la alcaldía capitalina, el doctor Jesús Ríos. Más tarde, se corrió el rumor de que había sido sembrada por el PAN para boicotear el mitin, algo difícil de entender cuando la “alborotadora” cerró diciendo: “Voto por ti, Lorena, no por él”. Cualquiera que sea la verdad, ¿acaso esa era la forma más adecuada de solucionar el problema? ¿Qué hay de la conciliación o de algún camino mucho más diplomático?



Bailes exóticos

En enero de 2014, algunos miembros de la bancada panista, entre ellos Luis Alberto Villarreal, Martín López Cisneros, Máximo Othón Zayas y Alejandro Zapata, confundieron Puerto Vallarta con Las Vegas y creyeron que todas las travesuras que hicieran se quedarían en aquel lugar. ¡Pillines! Desafortunadamente, se coló un video en el que aparecían muy contentos conviviendo y bailando con algunas “mujeres profesionales” (vaya que hay que poner en duda el término empleado por Villarreal). En fin, qué bueno que todos solteros y sin compromisos, ¿verdad? ¡Ánimo, Montana!