8 curiosidades sobre Wimbledon

Desde las tradiciones hasta el papel de la realeza. Te presentamos todo lo que debes saber sobre la cita más 'chic' del tenis internacional.

El torneo de tenis más importante del mundo está en marcha, y para que lo vivas al máximo en estos días, te presentamos ocho curiosidades que van desde el papel que juega la realeza británica en este evento, hasta las tradiciones que tienen que preservar los organizadores, jugadores y hasta el público.

Presidencia real
La competencia más célebre del tenis mundial se juega cada año en el club privado All England Lawn Tennis and Croquet Club. Ser presidente del complejo es un puesto honorífico que recae en el Duque de Kent, el Príncipe Eduardo. Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, también está en la mesa directiva del club, por eso no es extraño verla aparecer en más de una ocasión durante las dos semanas que dura el torneo.

El palco
En 1922 se comenzó a usar el palco para invitar a miembros de la realeza, no solo británica, sino de cualquier parte de Europa. Ahora, también políticos, patrocinadores y celebridades pueden ser invitados a este lujoso espacio de 74 asientos. Hasta 2003, los jugadores que participaban en la cancha central estaban obligados a hacer una reverencia hacia el palco. A partir de ese año, la cortesía la tienen que realizar solamente cuando la Reina Isabel o el Príncipe Carlos están presentes en el estadio.

wimbledonqeen

Años y mucha historia
El complejo tenístico londinense se puede jactar no solamente de ser el más antiguo del mundo, pues data de 1877, sino de ser el único que también ha sido sede de los Juegos Olímpicos. Solamente la Guerra Mundial ha sido capaz de propiciar la suspensión de esta competencia. Ocurrió entre 1915 y 1918 con el primer conflicto bélico y entre 1945 y 1950 con el segundo. Incluso en este último, una bomba destruyó parte de la estructura del estadio, que después fue remozada.

Código de vestimenta

Si al tenis se le sigue llamando el deporte blanco, es en gran parte gracias a Wimbledon, un torneo cuya principal característica es el respeto a las tradiciones. Los intentos de rebelión por parte de varios tenistas han sido sofocados por la organización, al grado que el irreverente Andre Agassi no participó en 3 torneos. No hay excepciones ni siquiera para Roger Federer, el mejor tenista de la historia, quien en 2013 vistió unos tenis con algún detalle en naranja. El juez le obligó a regresar al vestidor para cambiar su calzado.

Otras tradiciones
La historia del tenis comenzó en Inglaterra y siempre se jugaba sobre pasto. Posteriormente, aparecieron diversas superficies como la arcilla, la carpeta y el cemento, pero Wimbledon sigue siendo de los escasos torneos en el calendario que se juega sobre césped y el único Grand Slam de esa índole. Más sorprendente aún es que, en pleno 2017 y con una invasión de marcas globales en el mundo, en la Catedral del tenis no está permitida la publicidad. Los espectadores también tienen que cumplir estrictos estándares de comportamiento.

Andre Agassi

Señoritas y caballeros
En el torneo tenístico de Londres, hasta la forma de dirigirse a los tenistas es diferente. Es la única competencia del circuito tenístico en la que se les nombra “señoritas” a las jugadoras y “caballeros” a los jugadores, cuando en el resto de los torneos son mujeres y hombres, tanto en el cuadro principal como en la cancha. Si estás sintonizando en estos días el torneo, que no te sorprenda que después de cada punto, el juez anuncie el marcador precedido de un “Miss” o “Mister”.

Una década de igualdad

En 2007, por primera vez en 130 años de historia, el torneo repartió exactamente la misma cantidad de dinero al campeón de la rama varonil y a la de la femenil, con lo cual se abrió un capítulo hasta entonces desconocido: la equidad de género en el tenis. Los ganadores de este año recibirán 2.2 millones de libras esterlinas. Lo que todavía no es igualitario es el número de sets. Los varones juegan a 3 de 5, y las damas todavía lo hacen a 2 de 3.

En los libros de récords

En casi siglo y medio, se han roto innumerables marcas en Wimbledon y podríamos estarlas repasando durante horas. Seguramente la más representativa es la del maratónico partido Isner vs Mahut que concluyó con un 70-68 en el quinto set y que incluso motivó la edición de un libro. Boris Becker ha sido el ganador más joven con 17 años y 227 días y Roger Federer el máximo ganador con 7 campeonatos en la capital del Reino Unido. En mujeres, esas marcas las ostentan dos leyendas de nombre Martina: Hingis y Navratilova.
 

Nicolas Mahut