Adiós a Sam Shepard, prolífico dramaturgo y actor

El ganador del premio Pulitzer falleció, el pasado jueves, en Kentucky.

Sam Shepard, un prolífico dramaturgo ganador del premio Pulitzer, quien también fue temerario actor, director, autor y guionista, murió el jueves pasado. Tenía 73 años.

Broadway World informó que Shepard murió en su casa en Kentucky, rodeado de su familia, a causa de complicaciones de una esclerosis lateral amiotrófica.

“La familia pide privacidad en estos tiempos difíciles”, declaró Chris Boneau, el portavoz de la familia.
Shepard, quien llegó a Nueva York en 1963 cuando tenía 19 años, fue un célebre dramaturgo moderno. Estilísticamente fue conocido por elaborar historias oscuras y surrealistas provenientes de rincones poco convencionales de la cultura estadounidense. “Se trataba de cantos y encantamientos, hechizos”, dijo una vez sobre su primer trabajo. “Te metes en ellos y te dejas ir”.

Fue un escritor voraz, creador de más de 40 obras, así como de numerosos libros y ensayos. En 1979 obtuvo el premio Pulitzer por su obra Buried Child, que trata sobre un desilusionado granjero estadounidense y su fracturada familia. La adaptación de Broadway fue nominada a cinco premios Tony.
El mismo año en que se estrenó Buried Child, Shepard también coescribió la película Renaldo and Clara, una película/documental sobre un concierto de Bob Dylan y Joan Baez protagonizada por Harry Dean Stanton y el propio Shepard. También protagonizó el drama aclamado por los críticos Days of Heaven, de Terrence Malick, en el que interpretó a un granjero acaudalado a punto de morir.

Shepard siguió teniendo éxito en el mundo del cine y consiguió una nominación al Óscar a mejor actor de reparto en 1984 por su actuación como el piloto Chuck Yaeger en The Right Stuff. También coescribió el clásico de Wim Wenders, París, Texas, en 1984. La actuación también lo llevó a trabajar en la película de 1982, Frances, en donde conoció a su segunda pareja, Jessica Lange. La pareja estuvo unida durante casi 30 años antes de separarse en 2009. A Shepard le sobreviven sus tres hijos, Jesse Mojo, Hannah Jane y Samuel Walker Shepard, así como sus hermanas Sandy y Roxanne Rogers.

Shepard nunca abandonó su carrera como actor y obtuvo papeles en películas recientes como August: Osage County y Midnight Special. También actuó en el thriller Never Here, coprotagonizada por Mireille Enos, la cual aún no tiene una fecha de lanzamiento.

En una entrevista de 2014 con Vanity Fair, Shepard bromeó sobre la gente que se maravillaba por el hecho de que fuera tanto un escritor como un actor experto.

“Es un misterio para mí que a la gente le parezca tan confuso… Ha ocurrido durante siglos”, reflexionó.



A menudo minimizó su talento como actor y en una entrevista con The Guardian, en 2014, expresó que apenas aprendió a disfrutar el proceso “ahora que descubrí cómo hacerlo”. Igualmente, Shepard siempre mostró humildad sobre su gran talento como escritor. “No pertenezco realmente a ningún lado”, dijo sobre su proclividad a probar diversos medios narrativos. Fue el público quien decidió que su lugar está entre los grandes.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.