¿Una miniserie sobre Charles Manson, protagonizada por Brad Pitt y Jennifer Lawrence? Sí, por favor

Estas son las razones por las que el nuevo proyecto de Quentin Trarantino sobre la familia Manson debería ser un programa de televisión.

A última hora del martes se dio a conocer la noticia de que el más sangriento autor de la cultura pop, Quentin Tarantino, estaba trabajando en un nuevo proyecto. El escritor y director podría dejar de hacer referencias a los últimos años de la década de 1960 y profundizar en el periodo groovy con una perturbadora exploración de los asesinatos de la familia Manson. De acuerdo con The Hollywood Reporter, Tarantino buscará “actores de primer nivel” como Jennifer Lawrence y Brad Pitt para el proyecto. Esta es justamente el tipo de historia que Tarantino debería llevar a la televisión; la promesa de un baño de sangre psicodélico seguramente será del agrado de todos los fans del director.

En 2014, Tarantino anunció que abandonaría la dirección tras su película número 10. (Para aquellos que lleven la cuenta, faltan solo dos.) Desde entonces se ha alejado un poco de su plan de retiro y en la actualidad expresó su eterno amor por el cine de este modo:

“Si voy a hacer televisión, prefiero escribir uno de mis largos guiones y convertirlo en una miniserie para HBO. Así no me siento tan presionado como siempre y puedo realizar el guión completo. Si vuelvo a hacer un trabajo épico, probablemente sea una miniserie de unas seis horas”.

Y esa cantidad de tiempo es exactamente la que merece la adaptación fílmica de los asesinatos de la familia Manson. Cualquiera que haya escuchado la serie de 2015 sobre Manson de Karina Longworth, You Must Remember This, sabe que para capturar el inquietante ambiente de Charles Manson y sus perturbados seguidores, hay que darle un seguimiento a su influencia a lo largo del tiempo. El lento desarrollo de su manía y el surgimiento de su unida familia es el punto central. La manera en la que el movimiento del amor libre se agrió a causa de las acciones de la familia Manson no caben ni siquiera en los largos periodos de ejecución de Tarantino.

Pero aunque no se cumpla mi deseo (el cual, lo admito estaba inspirado en el crítico de THR, Daniel Fienberg), la expectativa de Manson —una figura obsesiva en el mundo de la música alternativa en el Hollywood de los años 60— visto a través de la mirada de Tarantino es muy seductora. Si Brad Pitt repite su intensa actuación de Doce monos, tendremos a un líder de culto perfecto.

Con Jennifer Lawrence como la víctima más famosa de la familia Manson, la rubia actriz Sharon Tate, ¿podríamos pedir algo más?

Quizás tiempo. Más tiempo para que Tarantino retrate un retrato sangriento y lleno de música de Los Ángeles en crisis. Tarantino, por favor, considera a HBO.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.