La tragicomedia del nuevo gabinete mexicano

El presidente Enrique Peña Nieto nombró a Luis Videgaray como canciller, ¿será que le dieron ese cargo para ser simpáticos con gobierno de Estados Unidos?

Solo cuatro meses estuvo Luis Videgaray fuera del gabinete. Uno de los hombres más cercanos —tanto laboral como amistosamente— al presidente Enrique Peña Nieto tuvo que ser retirado de su cargo como secretario de Hacienda y Crédito Público, luego de una (hasta entonces) desafortunada invitación que hizo al ahora presidente electo Donald Trump; no se dijo así de forma oficial, pero la coincidencia entre el descontento nacional y su “renuncia” a la Secretaría era indiscutible.

De aquel 7 de septiembre en el que se le vio con un rostro afligido, ahora Videgaray vuelve al gabinete presidencial, esta vez como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores en lugar de Claudia Ruiz Massieu, una dependencia que él mismo reconoció no tener mucha idea de lo que pasa dentro ni posee experiencia diplomática, por lo que llegará a aprender: "Yo no conozco la Secretaría. No soy diplomático, nunca he tenido responsabilidad más allá de los encargos de la Hacienda. Ustedes han dedicado su vida entera a ello, pero se los digo de corazón, vengo a aprender de ustedes", dijo al asumir el cargo.

Este exceso de sinceridad no fue tomado de buena forma por quienes escuchaban el mensaje tanto de él como del presidente (muchos esperaban oír que el incremento a la gasolina se echaría atrás, pero eso tampoco ocurrió). En Twitter, las críticas tanto a Peña Nieto como al nuevo canciller se convirtieron rápidamente en trending topic. “Luis Videgaray es el primer nombramiento de Donald Trump en México”, rezó uno de los tuits más gustados, y es que ahora que el republicano está a días de tomar posesión, resulta irónico (oportunista, dirán otros) que el mismo hombre repudiado por haberle extendido una invitación a México, ahora es recontratado para que cargue con la secretaría que más relación tendrá con el futuro presidente de los Estados Unidos. ¿Es acaso porque fue el único que sabía que Trump iba a ganar? (De ser así, debió haber apostado una buena suma y ahora sería aún más millonario).

Luis Videgaray

Justo ese hombre a quien el magnate llamó “a wonderful man” es quien lidiará con los nuevos tratados —o los que se desintegren— con Estados Unidos y el resto de los países con quienes México tiene relaciones comerciales y diplomáticas. Así, el hombre repudiado y criticado no solo por la población sino por los propios políticos, ahora vuelve con una misión especial —y casi que espacial— de sobrellevar a un presidente que, al menos, lo ve a él como alguien simpático.

Nueva titular en Cultura

Luego de no abordar el tema del “gasolinazo” (bueno, sí habló de eso, pero como si no lo hubiera hecho) y del nombramiento de Videgaray, Enrique Peña Nieto anunció que María Cristina García Cepeda, hasta entonces titular del Instituto Nacional de Bella Artes, ahora será la secretaria de Cultura, en sustitución de Rafael Tovar y de Teresa, quien falleció en diciembre.

Ella es una mujer que tiene amplia experiencia en los temas de arte y cultura de México, lleva 40 años en la administración pública y al menos 35 de ellos en esta rama de la que ahora es la máxima autoridad.

Entre las polémicas que la rondan, explica el periódico El Universal, está el haber utilizado las instalaciones de la Compañía Nacional de Danza para fines personales y de tener oficinas en distintos edificios como el Palacio de Bellas Artes y la Torre Prisma. "Maraki”, como la llaman de cariño, es también reconocida por haber hecho del Auditorio Nacional uno de los recintos más importantes de espectáculos en América Latina.