Lo que nos dejó 2015: guerras, cambios políticos y más movimientos civiles

Ni Nostradamus hubiera podido anticipar la cantidad de transformaciones que vivió nuestro mundo este año.

La nota del año, y lamentamos arruinarte el espíritu navideño, ha sido la violencia: ataques terroristas, crisis de refugiados y aumento de la intolerancia religiosa, problemas raciales y ataques individuales y debate por la venta de armas en Estados Unidos, la candidatura loca y xenóbofa de Donald Trump.

También ha sido un año amargo para la economía de varios países, incluido México, y de cambios imprevistos en la política de la región. Afortunadamente, todo esto ha traído consigo una fuerte participación civil. Para quien se le pasó alguna noticia, he aquí una síntesis de cuáles fueron los momentos clave del 2015 en el mundo.

Charlie Hebdo: enero y Atentados en París: seguidilla de atentados
Uno de los episodios más fuertes del año ocurrió el 7 de enero en París: el ataque a la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo. Todos conocemos la historia: dos extremistas islámicos entraron a matar a fuego limpio a los miembros de la redacción de la revista en medio de su junta editorial, con un saldo total de 12 muertos, que incluyó a un policía rematado en plena calle y un empleado de mantenimiento de las oficinas de Charlie Hebdo. También murieron más tarde los atacantes. Aunque este episodio elevó el nivel de alarma en Francia al máximo, no pasaron más que unas semanas para que ocurrieran dos nuevos incidentes.

En noviembre de este año llegó el peor ataque terrorista desde la Segunda Guerra Mundial en ese país, por medio de un grupo de nueve atacantes en seis sitios distintos, que culminó en más de 130 muertes y unos 400 heridos, un ataque directo al gobierno francés por parte del grupo radical Estado Islámico (conocido también como ISIS), que es quien se adjudicó los atentados.

El drama civil de Siria y la guerra contra ISIS
A lo anterior se une este otro tema que ha sido de los más dramáticos del año: la crisis de los refugiados sirios. Más de cuatro millones de personas expulsadas de su país a fuerza de bombardeos por parte de los aliados y el Estado Islámico. El punto álgido llegó con la imagen de Aylan Kurdi, el niño de tres años ahogado en la costa griega, que funcionó como un detonador del escándalo moral y ético europeo, pero cuyas repercusiones, como era de esperar, fueron tan fugaces como perecederas. En la actualidad, los países que siguen dando la bienvenida a los refugiados son Turquía, Líbano, Alemania, Suecia, Canadá…, mientras que en Estados Unidos se vive con reticencia la posibilidad de ayudar a quienes no son más que víctimas colaterales de sus esfuerzos por terminar con la guerra… con más guerra. Lo más escandaloso en este sentido ha sido la postura del precandidato republicano a la presidencia, Donald Trump, quien no sólo aboga por impedir la entrada de los refugiados al país, sino que propone impedir la entrada a cualquier musulmán, de cualquier origen geográfico.

Problemas raciales en Estados Unidos
Aún teniendo el primer presidente afroamericano en su historia, Estados Unidos muestra que el pasado sigue más vivo que nunca, y que los problemas raciales, que alcanzaron un nivel de violencia enorme en los años sesenta del siglo pasado, no acabaron ahí. Dos hechos cruciales hicieron que la población de ascendencia africana (aún cuando tengan más de cuatro siglos de formar parte de ese país) se haya levantado bajo el lema "Black Lives Matter": arrancó en abril, en Baltimore, con la muerte de Freddie Gray, un joven que había sido apresado por la policía y que murió por las heridas infligidas por estos mientras se encontraba en custodia, y alcanzó un nivel de indignación poderoso con el atentado perpetrado en la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel de Charleston, Carolina del Sur, por Dylann Roof, un joven de 21 años, creyente de la supremacía blanca. El hecho no habría pasado más que por otro de los tantos actos individuales de violencia que han ocurrido en el año, de no ser porque esa iglesia fue cuna de los movimientos por los derechos civiles de los afroamericanos desde el siglo XIX y víctima de un incendio en 1822, cuando uno de sus fieles más emblemáticos, el ex esclavo Denmark Vesey, organizaba a miles de afrodescendientes del sur de Estados Unidos para rebelarse a favor de la abolición de la esclavitud, y que terminó con su muerte y la de otras 36 personas.

Cambios políticos en el mundo y campaña electoral en Estados Unidos
El mundo amaneció revuelto en 2015 y como año de elecciones mostró diversas caras: cambios de izquierdas socialistas a gobiernos más conservadores, como en el caso de Argentina y Venezuela, en el primero a través de la victoria de Mauricio Macri (y una coalición de diversos partidos) sobre el partido de Cristina Fernández de Kirchner, en una elección cerrada que dejó el país dividido políticamente en dos, y en el segundo, a través del triunfo del MUD (otra coalición de partidos, al parecer la fórmula del éxito en países en que los referentes políticos están muy polarizados) en las elecciones legislativas, que lo llevará a convertirse en una contrafuerza poderosa al gobierno de Nicolás Maduro.

En el otro extremo de América, en Canadá, pasó lo contrario: el Partido Liberal, conducido por el muy carismático y joven Justin Trudeau (ahora Primer Ministro) terminó con una década de poderío conservador. En Cataluña, España, las elecciones fueron con respecto a la decisión de iniciar el proceso de independización de España y se produjeron en el Parlament, con la consecuente reacción del gobierno central español: el presidente Mariano Rajoy presentó ante el Tribunal Constitucional un recurso para impedir la separación de Cataluña y tan-tan. Al momento, Rajoy, que va nuevamente por la candidatura a la presidencia, con una gestión tambaleante y una imagen pública desgastada por la crisis, ha sido duramente criticado por evitar la discusión sobre el futuro de este trozo de tierra que ya no quiere pertenecer a la “Madre Patria”.

Estados Unidos, por su lado, debate su futuro presidencial y no deja de causar asombro con las posturas de los precandidatos republicanos y demócratas. Del lado de los primeros se encuentra el polémico Donald Trump, aunque vale decir que dentro de ese grupo hay posturas muy disímiles, lo mismo que en el de los demócratas, donde destaca Hillary Clinton: según datos recopilados por el New York Times, los temas centrales del debate por la presidencia se centran en inmigración (75% de los demócratas a favor de legalizar a los inmigrantes, contra 44% de los republicanos); el control de la venta de armas (76% de los demócratas a favor, con un 59% de los republicanos en contra); acciones contra el cambio climático (74% de los demócratas contra un 60% de republicanos que ni siquiera creen que el cambio climático haya sido producido por la acción humana); entre otros temas como el aborto legal, el asilo a refugiados sirios y la salud pública. Por el momento, las encuestas están reñidas, pero el discurso conservador de los republicanos podría terminar teniendo efecto sobre una población asustada por la posibilidad de ataques terroristas y que vive –también hace ya un tiempo- en una economía que apenas ha vuelto a reactivarse en el tercer trimestre de este año.

COP21 y el cambio urgente
Los ojos del mundo estuvieron puestos en la 21 Conferencia de la Organización de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de París (COP21), donde 195 países, representados por sus presidentes y asesores en temas ambientales, y acompañados por la sociedad civil, ONG’s y lobistas empresariales se reunieron a debatir una solución para frenar el cambio climático y mantener la temperatura de la tierra a menos de 2 grados por encima de la que había antes de la era industrial. La reunión culminó con un acuerdo (a diferencia de la edición anterior, en Copenhague que resultó un fracaso), y todos felices, empezando por el presidente norteamericano Barack Obama, quien celebró el acuerdo con una una frase muy hollywoodense “un paso adelante esencial y un mensaje al mundo muy fuerte”, al igual que su contraparte francés, François Hollande, quien alegremente sostuvo que se logró “conciliar lo que (parecía) inconciliable”. ¿Pero debemos ser optimistas? Por salud mental, sí, pero sin perder de vista que el acuerdo aún debe ser ratificado por 55 de los países que más contribuyen al efecto invernadero, y que apenas entraría en vigor en 2020.


México: una versión no oficial de Ayotzinapa, el “Chapo”, el “Bronco” y el CCCHapultepec
Por este rincón del planeta también hubo mucho movimiento: arrancó con las elecciones de junio, en la que por primera vez se vio la victoria de un par de candidatos independientes, entre los que destacó Jaime Rodríguez Calderón, alias “El Bronco” (debido a su carácter fuerte y rudo), quien se llevó la gubernatura de Nuevo León, uno de los estados más ricos del país. ¿Cómo lo hizo? No sólo fue su estilo audaz, desenfadado, directo lo que conquistó a sus electores, sino también el desgaste de las principales fuerzas políticas del país, en particular del PAN y del PRI. Su gobierno incipiente avanza sin mayores problemas, por el momento.

Uno golpe a la credibilidad empobrecida del gobierno nacional lo dio el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con respecto a lo sucedido en Iguala con los 43 estudiantes de Ayotzinapa: la investigación de los expertos puso en entredicho la versión oficial defendida frente a las cámaras de TV por el ex Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam. A partir de esta, se desprendieron recomendaciones en materia de derechos humanos al gobierno nacional y también la petición de permisos para ahondar en la investigación, algo que se ha convertido en un tira y afloje y que hasta el momento no ha conducido a mayores cambios ni revelaciones, al menos no oficiales.

Otro hecho escandaloso del año ocurrió en julio de este año con la huida de Joaquín Guzmán Loera , alias “El Chapo” del reclusorio de máxima seguridad de Almoloya, mientras el presidente Enrique Peña Nieto se encontraba de gira en Francia. Cabe recordar que "El Chapo" apenas había sido recapturado en enero de 2014, tras escaparse en 2011, y que fue el mismísimo Peña Nieto quien dijo en aquella gloriosa ocasión que sería “lamentable e imperdonable” que volviera a huir. Aunque la versión oficial es que huyó por medio de un túnel construido debajo del penal en una moto sobre rieles (algo que, por lo menos, se puede calificar de hilarante), sigue habiendo muchas dudas con respecto a lo factible de semejante acto de escapismo.

Pero para México no fueron todas noticias funestas: un hecho deportivo causó furor, el regreso de la Fórmula 1, luego de 23 años de ausencia, y lo hará por cinco años más de mano de la empresa de entretenimiento CIE en el Autódromo Hermanos Rodríguez. En esta primera edición, la Fórmula 1 causó sensación, con más de 336 mil asistentes (y sus consecuentes millones de pesos de ganancia). ¿Pero es negocio? El costo del evento (dividido entre fuentes privadas y públicas) se estima en 72 millones de dólares anuales, con una ganancia (también estimada) de 2 mil millones de dólares entre ocupación hotelera, merchandising, derechos televisivos y boletos de entrada. Eso sin contar con la reinserción de México en el mapa del automovilismo deportivo.

Una pequeña victoria para la sociedad civil y una muestra de que la unión hace la fuerza la dio el DF al oponerse a la que parecía ineludible construcción del Corredor Cultural Chapultepec, por medio de las votaciones realizadas, cuyo resultado fue un rotundo rechazo al proyecto, con más de 14 mil votos en contra y unos siete mil y tantos a favor. Ahora bien, quedará en los ciudadanos no sólo aprovechar la experiencia como precedente para otros casos en que no haya consenso (y eso incluye a temas políticos), sino también no despegar la vista de próximos proyectos de este tipo: no hay que olvidar que si bien ese proyecto en particular quedó descartado, eso no implica que no se vaya a intentar con otros: no olvidemos que el Fideicomiso creado para la construcción del CCChapultepec aún sigue vigente.