El errático comportamiento de Miley Cyrus en Instagram

Besar a un cerdo en la boca o teñir el vello de sus axilas, no existe nada de mal gusto que la cantante no haya hecho.

Etiquetas:

Si algo hemos aprendido del showbusiness es que tener fama y dinero desmedido a una edad muy temprana realmente puede afectar tu cerebro. Como ejemplo tenemos a Macaulay Culkin, Drew Barrymore, Lindsay Lohan, Amanda Bynes y Justin Bieber, todos ellos han enfrentado –o siguen enfrentando- adicciones, comportamientos erráticos y problemas con las autoridades. Sin embargo, nadie nos había pasmado tanto como Miley Cyrus.

Sí, todos ya superamos el hecho de que haya dejado de ser la inocente Hannah Montana, no hay problema. Nos parece perfecto que haya cambiado de imagen e incluso toleramos que saque la lengua y haga twerking en sus conciertos, pero lo que no logramos entender, en absoluto, es su cuenta de Instagram.

Todos los días, la intérprete comparte una serie de fotografías sin sentido en la que se aprecian fotomontajes de mala calidad, fiestas psicodélicas, un cerdo con apetito insaciable, accesorios con más colores que el cereal Trix y cigarros de marihuana que ni siquiera Snoop Dog se atrevería a fumar. El mal gusto no tiene límites, los excesos son bienvenidos y todas las imágenes parecen ser un grito desesperado de atención disfrazado de un “no me importa lo que piensen de mí”.

Si no nos crees, basta con echar un vistazo a esta galería de fotos sobre los momentos más incomprensibles del Instagram de Miley Cyrus.