Londres, la nueva casa de Chicharito

Javier Hernández estrena club y es un buen momento para repasar cómo ha sido su estadía en Europa y su trayectoria profesional (y amorosa).

Javier Hernández estrena club y es un buen momento para repasar cómo ha sido su estadía en Europa. Los equipos, las ciudades y los romances de este orgullo mexicano que a sus 29 años ya ha superado la barrera de los cien goles en las ligas europeas, pero que en su vida amorosa, aún no marca el gol definitivo.

Si algo caracterizó a Chicharito en sus 4 temporadas en el Manchester United, fue su comportamiento ejemplar. Siempre mantuvo un buen rendimiento deportivo (aún cuando jugaba poco, se las arreglaba para marcar goles) y fuera de la cancha, difícilmente se le veía involucrado en escándalos relacionados con la fiesta o los excesos de cualquier índole. Durante prácticamente toda esa etapa exitosa en los Diablos Rojos, el goleador mantuvo una relación con su novia de Guadalajara, Leticia Sahagún, mientras se fue convirtiendo en uno de los consentidos de la exigente afición de Manchester, gracias a los 59 goles que marcó con esa camiseta. 

La conductora Lety Sahagún.

Su paso por Madrid significó un cambio de aires no solo en lo deportivo, sino también en lo personal. Llegó al equipo más popular del mundo y, sin poder aseverar que su estadía en la capital española haya influido en su vida sentimental, sí que es verdad que en ese periodo conoció a la periodista española Lucía Villalón. Javier siguió los pasos de sus entonces compañeros Sergio Ramos e Iker Casillas, en ese tándem jugador-periodista. A nivel futbolístico, el tapatío respondió con goles cuando el técnico Carlo Ancelotti le daba minutos de juego. El más recordado, el del pase a semifinales de la Champions contra el Atlético de Madrid.
 

La periodista Sara Carbonero y el futbolista Iker Casillas.

Hay quien asegura que en su primera temporada en el Bayer Leverkusen, Hernández vivió sus mejores momentos como futbolista. La adaptación a un país y a un fútbol como el alemán no fue un problema, como no lo fue en ninguna de las ligas anteriores. Ese primer año, el delantero mexicano inscribió su nombre entre los cinco máximos goleadores de la primera división de Alemania, la Bundesliga. Con esos 26 goles (17 de los cuales fueron en liga), se ganó el crédito de la prensa especializada, de la afición, de sus compañeros y también de los rivales. Y en el terreno amoroso, todo seguía bien con Lucía.

Javier Hernández y la periodista Lucía Villalón.

Algo pasó en el segundo año en Leverkusen, que Chicharito no fue el mismo, aunque aún así se las arregló para terminar en el Top Ten de goleadores. Generalmente, el rendimiento de los futbolistas en la cancha va de la mano con un aspecto emocional, con situaciones que están viviendo en su vida familiar o en su relación de pareja. Coincidencia o no, en esa época en la que el goleador no encontraba la portería rival, llegó una historia que todos conocemos: la ruptura inesperada con Villalón, con todo y anillo de compromiso, y un mar de rumores sobre el nuevo romance que tenía con la actriz Camila Sodi.

La actriz y cantante Camila Sodi.

Hoy ya no están ni Leticia, ni Lucía, ni Camila. Pero Javier ha regresado al país que le abrió las puertas del futbol europeo, a la liga en la que conoció la gloria, saboreó las mieles de la fama mundial y conquistó los corazones de los aficionados. Hoy no es Manchester sino Londres, una ciudad más grande pero un equipo más modesto, si bien dentro de esa modestia juega en un estadio espectacular y tiene un presupuesto y una hinchada no menos espectaculares. El West Ham puede ser un buen club para el Chicharito. A sus 29 años, le queda por lo menos un lustro para jugar al máximo nivel. ¿Y el amor? Bueno, para eso ya habrá tiempo. Londres puede ser una ciudad propicia para encontrarlo: cosmopolita, grande, divertida, histórica y romántica. Si encuentra el gol, todo será más fácil. Bien dicen por ahí, que goles son amores…