Los secretos detrás de la Iglesia de la Cienciología

Un nuevo documental revela los supuestos métodos de castigo de uno de los cultos religiosos más polémicos.

Aunque las historias sobre los descabellados ritos y conductas que llevan a cabo los miembros de la cienciología han causado polémica desde hace años, un nuevo documental llamado “Going Clear: Scientology and the Prison of Belief’” busca desenmascarar los supuestos secretos de la religión creada por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard en la década de los 50.

Con entrevistas y declaraciones de antiguos miembros y ex altos comandos de la iglesia de la cienciologia, el filme es una radiografía del complejo sistema que rige el culto religioso al que pertenecen celebridades como Tom Cruise, Elisabeth Moss, Juliette Lewis, Kirstie Alley y John Travolta.

De acuerdo con información publicada este lunes en el Daily Mail, Sylvia 'Spanky' Taylor, quien durante algún tiempo fungió como intermediaria entre la iglesia y John Travolta, revela que los cientólogos poseen un documento con datos y declaraciones privadas del actor, a fin de poder chantajearlo en caso de que quiera abandonar el culto religioso. Otros testimonios explican cómo algunos de los miembros senior de la organización se ven obligados a competir en el clásico juego de las sillas musicales –al ritmo de Bohemian Rhapsody, de Queen– a fin de mantener un lugar dentro de la congregación, o limpiar el piso con sus lenguas a modo de castigo.

Campos de concentración con jornadas de trabajo forzado de 30 horas, encierros en un lugar llamado "The Hole" y segregación social son otros de los escarmientos mencionados en el documental escrito y dirigido por el ganador del Oscar Alex Gibney, y publicado por la cadena de televisión HBO ayer, domingo.

Por su parte, la Iglesia de la Cienciología ha emitido un comunicado en el que indica que “ha documentado evidencia de que los que aparecen en la película de Gibney, regurgitando sus viciadas y desacreditadas alegaciones, son mentirosos reconocidos y profesionales anticienciólogos cuya subsistencia depende de la presentación de declaraciones falsas. Todos han estado alejados de la Iglesia desde hace tanto que no saben nada de lo que es hoy”, afirma.