La polémica vida de los Kirchner

Cristina está de vuelta y con ella sus hijos, Máximo y Florencia

Después del más reciente proceso judicial ordenado por el juez Claudio Bonadio (ahora en manos del juez Julián Ercolini) en contra de Cristina Fernández de Kirchner por asociación ilícita, lavado de dinero y negociaciones incompatibles durante su administración, la exmandataria sorprendió al buscar su regreso a la política con una candidatura al senado por Unidad Ciudadana, frente creado por ella misma.

Con él persigue la oportunidad de volver a empezar y al mismo tiempo, la imagen de sus retoños se ve afectada. Desafortunadamente, Máximo (40) y Florencia (26) han tomado los encabezados con polémicas similares debido a que forman parte del negocio por el que se le acusa: el de Los Sauces, inmobiliaria que fundó y les heredó Néstor Kirchner y que, de acuerdo al Clarín, los peritos de la Suprema Corte determinaron que estaba plagada de irregularidades.

Echemos un vistazo a estos supuestos compinches de la que varios antikirchneristas han bautizado como la “mafia K”. 

Máximo Kirchner

“Millonario gracias a la herencia que le dejó su padre Néstor, fallecido en 2010, y sin estudios universitarios”. Así fue como El Mundo lo definió. Por su parte, en el libro Máximo, la historia jamás contada, Eduardo Zanini resaltó que siendo muy joven le gustaba la fiesta —por varios días consecutivos—, las mujeres, el alcohol y las drogas. Si llegaba a verse involucrado en problemas con la ley por su desmedida diversión o mal comportamiento, la infalible defensa consistía en una frase: “Soy el hijo del gobernador”.

¿Acaso sigue viviendo la vida loca? Para nada. Máximo es un hombre de familia; en 2013 le dio la bienvenida a su primogénito Néstor Iván y en 2016 a Emilia. Mientras que ambos pequeños han dado la nota solo por su nacimiento, su esposa y ministra de salud de la provincia de Santa Cruz, Rocío García, lo hizo en febrero al verse envuelta en un escándalo que no ayudaría en absoluto a la desgastada reputación de la familia Kirchner.

Según lo publicado en febrero de este año por El Clarín, el Gobierno le revocó la administración del Centro Articulador de Políticas Sanitarias (CAPS) —creado por el gobierno de Cristina— debido al mal manejo de los insumos del programa social Argentina Sonríe tras acaparar todos para su provincia.

De vuelta a Máximo, no puede dejarse a un lado el estrecho vínculo que el diputado nacional mantiene con La Cámpora, un grupo político con orientación peronista-kirchnerista que fundó oficialmente en 2006. Al igual que sus contrincantes, este bloque ha sufrido una dura crítica por parte de la prensa local y también de una crisis interna que se ha atenuado con la “partida” de CFK. Mientras evalúa qué le depara a esta asociación, insiste en que las acusaciones son parte de una persecución o campaña de desprestigio hacia su familia. 

Florencia Kirchner

Poco se sabe de su vida privada, pues a diferencia de otras jóvenes de su generación, tuvo que abandonar su famoso fotolog Florkey por petición de sus padres. Tampoco sin cuenta oficial de Twitter o Instagram (solo se encuentra una con su nombre y fotos que permanece inactiva desde 2014), ha sido imposible saber en qué anda metida. Sin embargo, no es ajena a todas las redes. En caso de recibir alguna acusación en su contra usa la cuenta de Facebook de su madre para defenderse, tal como lo hizo cuando se le acusó de haber vivido en un lujoso departamento en Nueva York mientras estudiaba.

El sitio MDZ se encargó de difundir las fotos del supuesto piso que habitó sobre Park Avenue, el cual se presumía como propiedad de su padre, pero en el que figuraba un prestanombre presidencial, Ramón Oliveira César. Al respecto, Florencia aclaró: "Mi único pecado parece ser que soy la hija de Néstor y Cristina Kirchner (les quiero decir que estoy MUY orgullosa de serlo). (…) P/D: Y sobre ese señor Ramón Oliveira César no tengo la menor idea de quién [sic] es y tampoco me importa demasiado”.

Más adelante, lo poco que se supo de ella fue que se enamoró del atractivo joven Camilo Vaca Narvaja, integrante de una familia militante setentista con vasta herencia política. La página Perfil hace énfasis en que se conocieron en una fiesta de La Cámpora en 2012. Un año más tarde se daría el flechazo, pero sería en 2014 que formalizarían su relación y tendrían una hija, Helena, quien con tan solo un año ya aparece en algunas páginas rosas del país.

Al día de hoy, Florencia no llega a las tres décadas de vida pero, desde hace año y medio, dejó su puesto como directora de la empresa familiar núcleo del alboroto. Si bien era de esperarse que su sueldo estuviera en relación a dicho puesto, la población argentina no termina de explicarse cómo era posible, según lo informado por El Clarín, que en julio de 2016 contara con 5,5 millones de dólares en una de sus cajas bancarias.

El futuro… no tan incierto
A pesar de la crisis por la que atraviesan los Kirchner, medios como Infocielo, El Destape y El Mundo presentaron que la expresidenta ha despuntado en la primera encuesta tras el cierre de listas de candidatos. El único obstáculo a vencer entonces serán los cargos que enfrenta ante la justicia. En los próximos días, el tribunal conformado por Eduardo Freiler (a favor de la defensa de Cristina), Leopoldo Bruglia (en contra) y Jorge Ballestero darán la resolución a su caso, veredicto que, por lo visto, recaerá en el tercer juez en discordia.