Kesha no está dispuesta a pagar el (alto) precio de la industria musical

La cantante ha asegurado que, para cumplir con las expectativas, casi se mata por el camino.

Cada día leemos nuevas historias de celebridades que pasaron por dificultades antes de convertirse en aquellas personas que ahora conocemos. Porque, en muchas ocasiones, el camino hacia el estrellato es duro y está lleno de obstáculos. De esta dureza —y no siempre— solo se salvan algunos afortunados que disfrutan de privilegios familiares.

Pero este no fue el caso de Kesha que, aunque ahora se encuentra en plena promoción de su tercer disco, Rainbow“un álbum poderoso, emocional y súper feminista por el que ha valido la pena esperar un año"—, la artista ha pasado por momentos muy difíciles, en el ámbito personal y también en el laboral.

Para redimirse y dejar atrás todo el dolor de estos años, Kesha le ha escrito una carta a su yo adolescente de 18 años, que dejó su casa en Nashville sin nada más bajo el brazo que un cassette grabado con sus canciones. Como en las películas.

La misiva, que se ha publicado en el canal CBS This Morning empieza así: “Querida Kesha: En este momento, te estarás preguntando si ha sido una buena idea dejar la preparatoria y mudarte a Los Ángeles solo con el coche Lincoln Town Car de tu abuelo y un cassette demo”.

La cantante se dice que sí, que lo ha sido, pero que “la mala noticia es que casi te matas en el camino hacia el éxito, alimentado por el miedo al fracaso, una ansiedad paralizante y mucha inseguridad”. Y le advierte que aunque esté alcanzando el éxito en Myspace, tenga mucho cuidado, porque “internet se convertirá en un lugar menos inocente muy pronto, así que ahórrate la ansiedad y los años de terapia e ignora la sección de comentarios”.

 

 

Otro de los pasajes más impactantes (pero necesarios) de la carta es aquel que habla sobre los trastornos alimentarios que sufrió durante años. “Padecerás bulimia y anorexia, y cuanto más grave sea la enfermedad, más te alabarán algunas personas de la industria. Y esta situación te volverá realmente loca. Pero cuando intentas cumplir expectativas poco realistas, debes saber que nunca serás lo suficientemente buena. No importa lo que hagas".

Además, "aún vives en una sociedad que venera a las supermodelos que han sido retocadas con Photoshop. Todas seguimos sintiendo la presión de parecernos a ellas porque este es un síntoma de una sociedad que hace hincapié en todas las cosas malas. Esta será una lucha diaria y debes ser fuerte porque ‘con el tiempo ganarás confianza en ti misma y aprenderás que las palabras y el arte importan’”.

Kesha en ningún momento hace referencia a la denuncia que tramitó hacia Dr. Luke, su productor, que la habría drogado y violado en su 18 cumpleaños en California. La artista prefiere centrarse en el futuro y en las cosas buenas que le ha dejado su carrera. “Conocerás a jóvenes que te dirán que han pasado por las mismas cosas por las que has pasado tú, o peores. Y te dirán que tu música ha contribuido a salvarles la vida y eso te hará cambiar". 

"Sabrás que el arte puede curar a la gente. Un día vas a escribir una canción llamada Rainbow y te sentirás muy orgullosa de ella porque sabrás que hay luz y belleza después de la tormenta, aunque las cosas se pongan muy feas. Escribirás esta canción para recordar que has conseguido superarlo. Vas a recordarte a ti misma que debes quererte y que si hay verdad en tu corazón, siempre habrá un arcoíris al final de la tormenta”, ha escrito.