Justin Trudeau, ¿no es perfecto después de todo?

Desde que lo acusan de recibir dinero a cambio de acceso privilegiado y de ser pariente de Fidel Castro, algunos sugieren que el mandatario no es tan maravilloso como lo pintan.

Etiquetas:

En uno de los memes más compartidos de 2016, Kate Middleton, la princesa de Cambridge, saluda al primer ministro de Canadá acompañada de su esposo. En la foto, Kate sonríe encantada a la vez que se pasa los dedos por el pelo de forma coqueta. Arriba, el enunciado dice con humor: “La cara que pones cuando estás casada con un príncipe, pero conoces a Justin Trudeau”.

Así es líder máximo de Canadá, alguien que causa sensación hasta entre la realeza. El mandatario también conquistó a la reina Isabel II en noviembre del año pasado, cuando brindó por sus más de 60 años en el trono en un evento en Malta. La reina le respondió bromeando: “Gracias por hacerme sentir tan vieja”, oportunidad que Trudeau no desaprovechó para lanzarle un piropo en Twitter. “Al contrario, usted es joven por siempre”, posteó.

No es secreto que el canadiense se robó el corazón de las mujeres alrededor del mundo desde el primer momento en que lo nombraron primer ministro y decidió convocar un gabinete con 15 ministros y 15 ministras. No faltó quien preguntara por qué eligió a tantas mujeres, a lo que respondió sencillamente y con firmeza: “Porque estamos en 2015”.

Desde entonces, la mayoría de sus acciones despiertan suspiros en cinco continentes. Las imágenes del mandatario cargando a dos osos panda bebés en el zoológico de Toronto todavía circulan por las redes sociales, al igual que las fotografías de cuando fue personalmente al aeropuerto a recibir a los refugiados sirios que generosamente se ofreció a recibir en Canadá, mientras les regalaba abrigos de invierno para que no pasaran frío.

justin trudeau los errores del presidente de canada que no es tan perfecto

Tampoco han pasado desapercibidas las múltiples veces en que se ha declarado un orgulloso feminista, o aquella ocasión, en agosto de este año, en el que con motivo del día mundial de la lactancia publicó una foto de su esposa amamantando, acompañada del mensaje “apoyemos a las madres para que puedan dar pecho donde quieran, cuando sea”.

Pero el encantador político, que además tiene unos ojos de ensueño y probablemente un cuerpo escultural, ha dado de qué hablar en los últimos dos meses, y no precisamente de su belleza y justicia social. Dos acontecimientos tienen a más de uno dudando sobre su supuesta perfección. ¿Qué es eso que amenaza con tachar la impecable imagen de Justin Trudeau?

Efectivo a cambio de acceso

Los rumores llevan circulando desde octubre, pero la semana pasada tomaron más fuerza que nunca. Tanto el Partido Conservador como el Partido Nueva Democracia de Canadá se quejaron ante la Comisión de Ética por lo que consideran un comportamiento inaceptable de parte del encantador mandatario. Trudeau y su partido —dicen— han estado recibiendo dinero para financiarse a cambio de “acceso privilegiado” al primer ministro y su gabinete.

Las acusaciones se centran en que su partido, el Liberal, “vendía” bonos por más de 1,000 dólares en recaudaciones de fondos en casas de ciudadanos adinerados, desatando sospechas sobre lo que se ofrecía a cambio detrás de las cortinas. Todo tomó aún más forma cuando varios medios británicos publicaron que un multimillonario de su país aseguraba haber exigido a Trudeau que autorizara inversiones chinas en desarrollo inmobiliario y el cuidado de adultos mayores. Todo esto se hizo público justo cuando el gobierno canadiense estaba revisando una oferta de una firma china para comprar la cadena más importante de casas de retiro en el país. Para muchos, es demasiada coincidencia.

Hace unos días, Mary Dawson, quien encabeza el organismo de control ético en Canadá, sorprendió diciendo que le dará seguimiento a estas quejas y que va a cuestionar al mandatario sobre estas jugadas poco correctas.

Todavía no se sabe cuándo se reunirán Dawson y el príncipe de los líderes políticos, pero mientras tanto Trudeau niega a toda costa que estas acusaciones sean ciertas. “Nuestro compromiso es mostrar los niveles más altos de estándares éticos, y eso es exactamente lo que estamos haciendo”, declaró. Es la primera vez en diez años que el comisionado de ética interroga a un primer ministro en ese país.

justin trudeau los errores del presidente de canada que no es tan perfecto

¿El hijo de Fidel?

Las dudas sobre la ética del primer ministro en la recaudación de fondos para su partido no es lo único que amenaza con manchar el precioso nombre del líder canadiense.

Tras la muerte de Fidel Castro el 25 de noviembre, era de esperarse que mandatarios como el venezolano Nicolás Maduro, o el ecuatoriano Rafael Correa le rindieran homenaje y alabaran su trayectoria política. Pero nadie pensaba que Justin Trudeau, la imagen de la transparencia y la justicia, fuera uno de sus fans. “Fidel Castro era un gran líder… que sirvió a su pueblo durante casi medio siglo. Fue un legendario revolucionario y orador, el Sr. Castro hizo mejoras significativas en la educación y la atención de la salud”, se apresuró a decir el canadiense tras su muerte. “Sé que mi padre (quien también fue primer ministro) estaba muy orgulloso de llamarlo un amigo y tuve la oportunidad de conocer a Fidel cuando mi padre falleció”, siguió.

No tardaron en llover las críticas de quienes no estaban de acuerdo con sus palabras de admiración para con un líder que muchos tildan de dictador y acusan de represión y autoritarismo. “Trudeau tuvo hoy la oportunidad de defender la libertad y la dignidad humana, pero prefirió defender a un dictador brutal”, dijo la diputada del partido conservador canadiense, Kellie Leitch.

Pero la cosa no se acabó ahí. Por más excéntrico que parezca, muchos empezaron a sugerir que Trudeau no es nada menos que el hijo ilegítimo de Fidel. El político australiano Peter Wallace alimentó estos rumores publicando en Twitter una imagen que muestra un increíble parecido entre el mandatario canadiense y el difunto líder cubano durante su juventud.

A esto se le suma el hecho de que su familia y los Castro eran grandes amigos y que varias fotografías que se han hecho públicas en los últimos días lo comprueban. La madre de Justin se refirió en el pasado a Fidel como un hombre “cálido y encantador” y el mandatario cubano visitó Canadá para reconfortar a su familia cuando el padre de Justin, Pierre Trudeau, falleció.

Todo esto ha hecho que el primer ministro canadiense cierre el año con menos popularidad que el pasado y con la esperanza de repuntar en 2017. Pero antes de que tires a la basura todos los sueños que tenías a su lado en la “Casa Blanca” canadiense, ten en cuenta que por ahora solo se trata de rumores. Hasta que se demuestre lo contrario, Trudeau seguirá siendo el líder más cercano a un príncipe azul.