Lo que hizo de José Luis Cuevas un 'enfant terrible' del arte

Repasamos cuatro momentos (y frases) del 'Mexican wonder boy'.

José Luis Cuevas, uno de los máximos exponentes del arte mexicano del siglo XX, lo hizo casi todo: pintor, grabador, escultor, columnista, cuentista... Y en cada actividad realizada, el artista fallecido ayer a los 83 años, parecía estar destinado a sacudir la escena cultural. Nos anticipamos al homenaje que se le rendirá en el Palacio de Bellas Artes y enlistamos algunos momentos y declaraciones del artista que constatan su carácter disruptor.

Crítica al Nacionalismo (Diego Rivera incluido)

En 1951, Cuevas publicó su manifiesto La cortina de nopal, un texto que el propio creador calificó de "anticonformista" en el que lanzaba una invectiva a la llamada Escuela Mexicana de Pintura. "La ataqué duramente en busca de nuevos caminos de libertad para el arte porque sin libertad no se realiza arte", llegó a decir. Por ello, Cuevas se ganó el rechazo de colegas como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Leopoldo Méndez.

Un Elvis del arte.

Haber cuestionado abiertamente a los protagonistas del movimiento muralista mexicano le llevó a ganarse detractores y al mismo tiempo ser celebrado en algunos circuitos artísticos internacionales. "Dentro de Latinoamérica fui un precursor y en los Estados Unidos mi actitud era comparada a la que en el cine asumía James Dean o en la música popular Elvis Presley".


¿Cómo se entrega el Nobel?

En una de sus múltiples entrevistas Cuevas llegó a cuestionar, en 984, el método bajo el cual se elegía al ganador del Premio Nobel de Literatura. Desde su perspectiva, autores como Jorge Luis Borges y Octavio Paz, lo merecían más que otros. “Desde hace tiempo se les han estado escamoteando el premio Nobel y que lo merecen, por encima de los que últimamente han estado sacándolo. Son Octavio Paz, en primerísimo lugar, y luego Borges, el argentino”. Paz lo recibió en 1990

Siempre polémico.

La controversia no le era indiferente. En los últimos años, el distanciamiento del pintor de sus hijas acaparó los titulares de la prensa. Ellas han denunciado que el artista se encontraba en un "secuestro físico y mental" y públicamente han llegado a señalar a la segunda esposa del artista, Beatriz del Carmen Bazán como la responsable. "Las artes plásticas siempre han acompañado de la polémica", era su filosofía.