Momentos que marcaron esos 16 años de López Dóriga

El conductor deja el noticiario nocturno de Televisa este 19 de agosto.

El lunes 3 de abril del año 2000, un rostro “nuevo” llegaba al famoso espacio noticioso de Televisa, “El Noticiero con Guillermo Ortega” había llegado a su fin y era Joaquín López-Dóriga quien ahora tomaba el timón del programa más visto en todo México. Ahora, 16 años después, el conductor anunció: “la verdad, ha sido un viaje maravilloso desde aquel inicio de milenio”…

El noticiario del pasado 23 de mayo abrió con la confirmación de despedida, un secreto a voces que llevaba meses sin confirmarse: “Muchas gracias a usted que está ahí y ha estado por tantos años […] Esta decisión la he conversado con mi familia, que es mi fundamento, y con Emlio Azcárraga y Bernardo Gómez, artífices originales de este proyecto. En agosto terminaré un ciclo y empezaré otro que ya he iniciado. Muchas gracias”.

Para sustituirlo, Denise Maerker, periodista que llevaba el espacio Punto de Partida (con periodismo de investigación), se espera que de ese toque refrescante y de igualdad de género que podría necesitar Televisa.

Dentro esos 16 años que estuvo al frente del noticiario nocturno, López-Dóriga protagonizó momentos que quedarán en la memoria de los televidentes, aquí un recuento de los más importantes.

Como corresponsal y enviado

Si bien él estudió Derecho, se enlistó en el periodismo desde escalas bajas, comenzó como reportero, fue jefe de información en el noticiario de Jacobo Zabludovsky y ha sido corresponsal de guerra en Vietnam, en el Medio Oriente y en Bangladés. Cubrió el golpe de estado contra el presidente Salvador Allende en 1973 en Chile y la muerte del dictador español Francisco Franco, así como la de los papas Pablo VI y Juan Pablo I, además de la elección de los papas Juan Pablo I Juan Pablo II y Francisco I. Narró el terremoto de 1985 que devastó la Ciudad de México, entrevistó a Fidel Castro, Ronald Reagan, Pablo Neruda y a todos los presidentes mexicanos desde Luis Echeverría.
 

Juay de Rito?
Memorable, divertido y de pena ajena. Así fue ese 15 de febrero de 2011, cuando durante una entrevista con Anthony Hopkins, amen de la película ‘El rito (The rite)’, Joaquín López-Dóriga tuvo el infortunio de que fallase la comunicación entre el traductor y el actor. Para no dejar el espacio sin acción, el conductor tuvo que hacer uso de su badenglis y le preguntó “Juay de Rito?”, ("Why the rite?" en inglés; "¿Por qué el rito?" en español). Aunque en el estudio de grabación el clima era de tensión y crisis, en los hogares de los televidentes todo se tornó en risas y burlas. En internet, los usuarios no perdonaron el hecho de que el periodista más famoso de México no supiera hablar inglés e hiciera una entrevista atropellada y lastimosa.

Las camionetas de Televisa

El 20 de agosto de 2012 fueron arrestados en Nicaragua 18 ciudadanos mexicanos que viajaban de Costa Rica a México en una camioneta con logotipos de Televisa, en ellas se transportaban más de 9 millones de dólares, armas y drogas. Por dicho cargamento es que fueron acusados de narcotráfico, delincuencia organizada y lavado de dinero. Este suceso tuvo fuerte cobertura en el espacio radiofónico de Carmen Aristegui en MVS, quien pedía a la televisora una explicacióm.

Al terminar de dar la nota en el noticiario nocturno (así como también en los días subsiguientes), López-Dóriga declaró que los detenidos no eran ni habían sido empleados de Televisa, algo que posteriormente corroboró la PGR mexicana, pero el gobierno de Managua puso en duda dicha aseveración. Este caso no ha sido del todo aclarado.

 

Caso Aramburuzabala
Estar demandado por la mujer más adinerada de México no es algo que se avise liviano. María Asunción Aramburuzabala acusó a López-Dóriga y a su esposa Teresa Adriana Pérez Romo —entre otros involucrados— por extorsión de 5 millones de dólares a cambio de no detener una obra de departamentos para los que la empresaria tenía permiso de construcción en Polanco.

En su demanda, los abogados de la empresaria hicieron siempre alusión “a la fuerza periodística del señor Joaquín López-Dóriga” y mencionaron “la estrecha relación que se tenía con diversos funcionarios del Gobierno del Distrito Federal, dando a notar la misma, bajo la forma en cómo desde enero de 2015 han actuado para no permitir que se realice la obra del proyecto denominado Rubén Darío 225”.

Además de eso, el caso tuvo eco en la revista Proceso en un reportaje escrito por Jenaro Villamil al que tituló “Los Negocios de López-Dóriga”. En él, afirmó que el periodista obtuvo ingresos millonarios por medio de dos empresas, Akron y Ancla, por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre los años 2001 y 2015.

Su opinión sobre Donald Trump

Con el paso de los años, López-Dóriga se ha dado licencias de opinar además de dar solo las noticias. Un ejemplo de ello fue en 2015, cuando el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, hizo una declaración controversial sobre los inmigrantes mexicanos. La opinión del conductor fue: “Donald Trump es un oportunista, es un cretino y, si me voy al diccionario, es un imbécil”.

Twitstar
Comenzó en esta red social como @LopezDoriga1, algo que hacía notar que alguien se le había adelantado con el nombre y que no era muy avezado en las redes sociales. Sin embargo, hacía el intento y la gente lo seguía cada vez que él anunciaba en su espacio de televisión que ya estaba en Twitter.

Tras años de alimentarlo, de sufrir algunos hackeos, actualmente, Joaquín López-Dóriga tiene 6.44 millones de seguidores en @lopezdoriga, lo sigue incluso más gente que al mismo Enrique Peña Nieto. Ha sabido capitalizar su exposición en Televisa y tiene su propio sitio web de noticias, algo a lo que seguro apostará más ahora que esté libre del noticiario nocturno.