Los invitados más incómodos que asistirán a la toma de posesión de Donald Trump

Aunque seguramente desearían estar en cualquier otro lado del universo, su deber político los obligará a estar ahí.

Para como acostumbran hacer los grandes actos políticos en Estados Unidos, una toma de posesión presidencial parecería ser un evento en el que muchos quieren participar o ser invitado, esta ocasión será diferente.

El millonario Donald Trump ganó las elecciones, pero no el voto popular, aunado a esto, es más la gente que lo detesta que a la que simplemente le causa indiferencia, de ahí que a pocos días de la fecha de investidura, no muchos cantantes hayan querido prestar su voz para esta celebración —y otros tantos le hicieron el desprecio de no querer actuar— y hasta haya varios participantes que acuden más por compromiso que por gusto, entre ellos famosos demócratas y exmandatarios estadounidenses.

La más inimaginable personalidad que veremos presente cuando Trump se declare como el 45 presidente de los EUA es Hillary Clinton, su rival en las elecciones. La presencia de la excandidata se debe a que es tradición que los expresidentes asistan al acto, en este caso, ella acompañará a su esposo Bill Clinton, quien fue presidente de 1993 a 2001.

invitados incomodos en la toma de posesion de donald trump hillary clinton bush barack obama

Una dupla más que no es precisamente proTrump, pero acudirá al evento es la de George y Laura Bush. Él tuvo el mandato de 2001 a 2009 y en la pasada contienda, ambos le negaron su voto al multimillonario, sin embargo, ahí estarán como anunciaron de manera formal en un comunicado. Esta pareja retiró su apoyo al magnate desde que este ganó a su hermano, el precandidato republicano Jeb Bush.

Jimmy Carter, de 92 años, quien fuera presidente de 1977 a 1981 tras ganar con el Partido Demócrata, fue de los primeros en confirmar su asistencia a la toma de posesión. No así George H. W. Bush (1989-1993), que a sus también 92 años pudo alegar que sus problemas de salud le impiden estar presente; él será el único expresidente vivo que no esté en la ceremonia.

invitados incomodos en la toma de posesion de donald trump hillary clinton bush barack obama

Por último, y como es tradición, Barack Obama, el mandatario que cederá el poder después de este acto, también estará ahí al lado de su esposa Michelle, quien, al igual que el aún presidente no son precisamente fanáticos de Donald Trump.

Una fiesta menos brillante

En la primera investidura de Barack Obama ocurrida el 20 de enero de 2009, se calculó que asistieron entre 1.5 y 2 millones de personas, un récord en su país. Para ese año, entre los invitados se encontraron los actores Rosario Dawson, Tony Plana y Wilmer Valderrama, Jennifer Lopez, los cantantes Lila Downs, Marc Anthony, Paulina Rubio, Shakira y Alejandro Sanz. Afuera de este festejo privado, en la calles de cientos de ciudades estadounidenses, la fiesta popular también fue visible, muchos estaban felices no solo por ver llegar al poder al primer presidente afroamericano, sino a un hombre de pensamiento liberal. Para la reelección de 2012, Beyoncé estuvo a cargo de cantar el himno nacional.

invitados incomodos en la toma de posesion de donald trump hillary clinton bush barack obama

En comparación con el festejo de Obama, el de Trump se vislumbra desangelado. Se ha sabido que varios cantantes (Garth Brooks y Elton John, son algunos de ellos) rechazaron participar. Hasta ahora solo está confirmada Jackie Evancho, una soprano de 16 años famosa por ser concursante del programa ‘America’s Got Talent’, quien cantará el himno nacional estadounidense.

Stephanie Winston Wolkoff —antigua organizadora de eventos de Vogue y amiga cercana de Melania Trump— es la encargada de organizar esta fiesta y ha tenido serios obstáculos para lograr que celebridades de alto nivel acudan. Hasta ahora se rumora que el tenor italiano Andrea Bocelli podría ser uno de los que actúen, pero aún no está confirmado.

Por otro lado, la cantante británica Rebecca Ferguson recibió una invitación para amenizar el evento y en un mensaje en Twitter ella contestó que aceptaría solamente si la dejan cantar 'Strange Fruit’, un tema que habla de la comunidad discriminada y maltratada de este país. Aún no le responden si conceden a su condición.