Seis años y tres meses para Urdangarin, Cristina absuelta

Revelada, por fin, la sentencia del caso que por primera vez sentó en el banquillo de los acusados a un miembro de la Familia Real.

Ocurrió pasadas las doce de la mañana y en medio de una expectación mediática y social sin precedentes. El juicio por el supuesto desvío de hasta 6.2 millones de euros procedentes de las arcas de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid a favor de Nóos llegaba a su fin en Palma de Mallorca.

La infanta Cristina, para la que Manos Limpias solicitaba ocho años de cárcel, ha sido absuelta, aunque tendrá que hacer frente a una multa de 265,088 euros.

Por su parte Iñaki Urdangarin ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos contra la hacienda pública. Le imponen, además, una multa de 512,000 euros.

Diego Torres, el tercer protagonista de esta historia y que habló por primera vez en exclusiva para Vanity Fair en una mediática entrevista, ha sido condenado a ocho años y seis meses de prisión, ocho de inhabilitación especial y una multa de 1,723,843.10 euros por prevaricación, fraude a la Administración Pública, tráfico de influencias, delitos fiscales y blanqueo. Su esposa, Ana María Tejeiro, ha sido absuelta al igual que la infanta, pero deberá hacer frente a una multa de 344,934 euros.

El expresidente balear Jaume Matas ha sido condenado a tres años y ocho meses de prisión y siete de inhabilitación por prevaricación y fraude.

En un escueto comunicado, la Casa Real ha expresado "respeto absoluto a la independencia del poder judicial". Mientras se conocía la sentencia, Felipe VI se encontraban la inauguración de una exposición en el museo Thyssen-Bornemisza.

Reacciones de medios y políticos

Las reacciones a la sentencia del Caso Nóos no se han hecho esperar. Políticos han hecho sus valoraciones en Twitter a lo que unos consideran una condena justa y otros blanda.

 

Los medios internacionales también están recogiendo de manera destacada la información.

 

*Texto publicado originalmente en Vanity Fair España.