Segundo round: Clinton y Trump protagonizan el debate más hostil

Entre acusaciones, amenazas y escasas propuestas se fue el segundo debate entre los candidatos.

Como si se tratase de una pelea de box, donde a cada golpe de un contendiente, el otro reacciona con uno similar o más fuerte, así se sintió el ambiente del segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos celebrado la noche de este domingo en San Luis, Misuri.


Amenazas, historias de sexo, acusaciones personales (con y sin constatar) y sarcasmo, mucho sarcasmo, fueron las armas que Hillary Clinton y Donald Trump se clavaron una a una durante todo el evento político donde lo que más relució fueron “las vísceras” de cada uno.


Se pensaba que el magnate saldría muy mal del encuentro, pero según los medios estadounidenses, terminó menos golpeado de lo esperado luego del negro fin de semana que tuvo por la develación del video donde alardea de asaltar sexualmente a las mujeres que desea.


En uno de los duelos más hostiles y tensos que se hayan visto entre candidatos presidenciales en Estados Unidos, se soltaron golpes duros, aquí los más importantes.

“Estarías en la cárcel”
Trump dijo que, de ganar las elecciones, intentará encarcelar a Hillary Clinton. Nuevamente habló de los correos electrónicos privados que ella envió cuando era secretaria de Estado, entre 2009 y 2013, desde una cuenta no oficial, pero ahora fue más lejos, aseguró que instruirá a un ministro de Justicia para que nombre a un fiscal especial que investigue esos correos y la meta en prisión.
 

“Lo mío son bromas entre hombre, Bill Clinton hizo cosas peores”
Tanto los moderadores (el periodista de la cadena CNN Anderson Cooper y de la ABC Martha Raddatz) como Clinton cuestionaron a Trump sobre el video revelado por The Washington Post la noche del viernes pasado, algo que él supo sortear con cambios de tema, respuestas esquivas y acusaciones a Bill Clinton.


Cando la demócrata habló de las ofensas hacia las mujeres, Trump se defendió diciendo que él solo bromeaba y después sacó a relucir los escándalos sexuales de su marido, a quien acusó de haber violado y abusado de cuatro mujeres, a las que invitó a ser público dentro del debate.

Golpe anticipado
Unas horas antes del debate presidencial Trump llamó a la prensa para presentar a Juanita Broaddrick, Paula Jones, Kathleen Willey y Kathy Shelton, cuatro mujeres que —durante años— acusaron al expresidente Bill Clinton de abusar sexualmente de ellas… Y a Hillary Clinton de defenderlo e intimidarlas. “Estas cuatro mujeres súpervalientes me han pedido estar aquí”, dijo Trump al presentarlas en el acto no agendado. Casualmente, ellas se sentaron muy cerca del exmandatario.

“Nunca se disculpa con nadie por nada”
Así dijo Clinton y luego desplegó una letanía de sus provocaciones, incluyendo cómo se burló de una familia, la vez que acusó a un juez hispana de parcialidad en virtud de su origen étnico, ridiculizando a un reportero que tiene una discapacidad y afirmando falsamente que el presidente Obama no nació en Estados Unidos. “Sí, esto es lo que es Donald Trump”.
 

Sin propuestas
Si un invitado no llegó a este debate fueron las propuestas políticas, Trump habló un poco de la recaudación de impuestos y de las relación con Rusia y Siria; Clinton no fue capaz de resumirlas en pocos minutos.


El tercer y último encuentro se realizará el 19 de octubre en Las Vegas, Nevada, una ciudad famosa por celebrar encuentros de box entre luchadores famosos. Se espera que el debate final ponga en la mesa esos temas que hagan que los indecisos puedan decantar su voto por el lado demócrata o el republicano, y no por el hastío a una campaña política basada en acusaciones personales.