Con boleto para volver a la Casa blanca

Hillary Clinton ganó ser la candidata demócrata para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, es la primera mujer que representará a un gran partido.

Etiquetas:

Para ella ya es domicilio conocido, llegar de nuevo a la Casa Blanca no será algo novedoso ni para ella ni para su familia, pero la gran diferencia será que ahora su esposo será quien le dé apoyo y Hillary Clinton la que lleve la batuta. De ganar la contienda contra el candidato republicano Donald Trump, regresará a esa residencia de poder en Washington DC y hará historia al convertirse en la primera presidenta de los Estados Unidos de América.

Por ahora solo tiene algo seguro y eso es que ha vencido por fin a Bernie Sanders; con el resultado en las primarias en Nueva Jersey y California, Clinton ya puede cantar victoria y proclamarse como la candidata oficial que representará al Partido Demócrata, puede cantar su victoria y confirmar su boleto para ese viaje —el cual se avista tormentoso, pero navegable—que serán las elecciones presidenciales a realizarse el 8 de noviembre.

Hillary Clinton
ya ha hecho historia. Ese sueño de las niñas pequeñas —como Lisa Simpson— que dicen que quieren llegar a ser presidenta de los EUA parecerá menos un juego y sí algo palpable. Hasta ahora es la primera vez que una mujer represente a un partido político grande hacia la contienda presidencial. En la política estadounidense, solo dos mujeres han ganado las nominaciones a la vicepresidencia de los principales partidos: Geraldine Ferraro para el Partido Demócrata en las elecciones de 1984, y Sarah Palin para el Partido Republicano en las elecciones de 2008.

Ella estuvo cerca de lograr lo que en este 2016 pero ocho años atrás, sin embargo, Barack Obama también quiso escribir su página en la historia y ser el primer presidente de raza negra en llegar a ser el mayor mandatario. La buena relación que había entre ambos contendientes demócratas hizo que el actual presidente llamara a Hillary Clinton a ser parte de su equipo y ocupar el cargo de secretaria de Estado de 2009 a 2013.

Ahora es su turno de ir por el pez gordo, supo esperar y ganó con una ventaja cómoda a Bernie Sanders, un político liberal de 74 años que logró sumar mucha simpatía y darle una batalla digna a Clinton. El siguiente en la mira es Donald Trump, un candidato que dará una batalla que se avista dura. De acuerdo con un sondeo publicado por la cadena CNN y elaborado entre 1,001 adultos del 17 al 20 de marzo de 2016, el 56% de los entrevistados da a Clinton como ganadora en un eventual duelo con Trump, que obtiene el apoyo del 42%. Aunque otras más recientes los muestran en un escenario de empate o incluso con ventaja para el magnate (41% contra 39% según Rasmussen Reports).

Lo cierto es que Hillary Clinton, entre todo ese equipo de asesores, tiene a un elemento clave que le aportará la seguridad y la experiencia necesaria: su esposo Bill Clinton. De llevarse la victoria, ambos volverían a habitar esa famosa residencia en la que vivieron de 1993 al 2001 (con todos sus buenos y malos recuerdos).

“Esta victoria pertenece a las mujeres y hombres que, con su sacrificio, hicieron esta noche posible”, dijo la candidata demócrata en su discurso, agradeció a todos los que le ayudaron a abrirse camino, ahora le toca a ella andarlo con firmeza.