¿Quién ganó y quién perdió en la jornada electoral?

Unos se llevaron gubernaturas, unos más el poder de hacer historia y otros simplemente las “gracias por participar”.

Etiquetas:

La jornada electoral del 5 de junio dejó sorpresas y triunfos casi cantados, hubo resultados que se avistan históricos, pero que aún quedan por confirmarse de forma oficial. A modo de análisis repasamos lo que ocurrió este domingo, a los virtuales ganadores, a los perdedores y a los que se fueron sin pena ni gloria.

El regreso del PAN
El presidente del Partido Acción Nacional seguramente no pudo dormir, pero de la emoción. Ricardo Anaya vio cómo su partido recuperó un lugar histórico. Tanto en solitario como con la ayuda de alianzas, el blanquiazul se avisa como ganador en siete estados de la república.

Primero, en Veracruz ha hecho historia al tener un claro (aunque aún virtual) triunfo con su candidato Miguel Yunes (33.51% al medio día del lunes 6 de junio) contra el del PRI, Héctor Yunes (29.45%), donde en 80 años no se había conocido la alternancia. Del mismo modo parece que será vencedor en Chihuahua con Javier Corral; Aguascalientes, con Martín Orozco Sandoval; Tamaulipas, con Francisco Cabeza de Vaca; Puebla, con José Antonio Gali Fayad; y un par de nuevos estados donde todo indica que gobernará ahora: Durango y Quintana Roo.

Estos logros importan claramente para recuperar terreno, pero sobre todo confianza para las elecciones presidenciales de 2018, ya que en las de 2012 fue el partido que más perdió.
 

El PRI y su noche de pesadilla
El partido político que actualmente está en el poder federal sufrió una caída que se avisa insostenible. Empezó la jornada con nueve gubernaturas, pero terminó con cinco, este panorama luce peor si se considera que fue derrotado entidades que las que tenía años sin ser vencido por la oposición como Veracruz, Tamaulipas o Quintana Roo.

Según explica el periodista y analista Mario Campos, el presidente del Partido Revolucionario Institucional, Manlio Fabio Beltrones debió tener una noche de pesadilla, pues hasta ayer los priístas gobernaban a 18 millones de electores en las nueve entidades que tenía, después de las derrotas, solo gobernará a 8 millones: “se le fueron 10 millones y entidades clave por su peso electoral (Veracruz) y por su peso económico (Quintana Roo)”.

Esta caída electoral no es casual. De acuerdo con encuestas (diario Reforma) un 66% de los ciudadanos reprueba la labor del presidente Enrique Peña Nieto; a la par, el desprestigio real y mediático de actores políticos como Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge se sumaron a esa impopularidad.

La Ciudad de México es de izquierda
Ayer por la noche, Andrés Manuel López Obrador, el líder del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) anunció su triunfo avasallador en la Ciudad de México. Si bien aquí no estaba en juego una gubernatura, lo que ganan son una mayoría en esos 60 diputados de los 100 que formarán la Asamblea Constituyente. Aunque hubo una abstención del 72%, el resto que sí fue a votar y no anuló su voto, optó por los partidos de izquierda, pues en segundo lugar quedó el PRD.

Martí Batres, dirigente capitalino de Morena se mostró contento por el triunfo histórico de su partido “fue vencido el mayor operativo de compra de voto que haya habido en la Ciudad de México”. Añadió que son fuerza política ya en Veracruz, Oaxaca y Zacatecas.

Además de que el exjefe de gobierno capitalino comprueba que sigue fuerte su popularidad en la capital del país, sus integrantes aseguraron que estos resultados de la jornada electoral del 5 de junio los tienen en el mapa de las elecciones del 2018.