¡Fiesta en Suecia! La boda de Carlos Felipe y Sofía Hellqvist

La pareja se convirtió en marido y mujer en una romántica ceremonia celebrada en Estocolmo.

La gran boda real del año finalmente se realizó y con ello se cumplió una fantasía para Carlos Felipe de Suecia y Sofía Hellqvist. Ella: modelo, camarera, estrella de reality shows televisivos que tuvo que abrirse paso en el seno de una familia real. Él: el único hijo varón de los reyes Gustavo y Silvia.

La ceremonia religiosa se realizó en la Capilla del Palacio Real de Estocolmo, donde Sofía recibió el título de Duquesa de Varmland. La ex modelo llegó al altar en un vestido de novia en tres tonos de blanco, creado por la diseñadora sueca Ida Sjöstedt. El traje nupcial fue fabricado con seda y organza e incorporó encaje de alta costura de José María Ruiz, bordado artesanalmente en el taller del creador en Estocolmo.

Carlos Felipe, miembro de la división de los Cuerpos Amphibious de la Marina Sueca, lució un traje militar de gala. Con un saco y pantalón azul marino, chaleco blanco y una corbata de moño negra. Además, como la ocasión lo dicta, usó algunas insignias militares, medallas y bandas conmemorativas como la de la Orden del Serafín y la cruz de la Orden de la Estrella Polar.

Suecia aprende a querer a la esposa de Carlos Felipe

Las princesas Estelle, Tiara Larsson, Anaïs Sommerlath y Chloé Sommerlath fueron las damas durante el enlace. Todas ellas lucieron creaciones de Sjöstedt y sus ramos, realizados con rosas en tonos coral y crema, fueron réplicas del ramo de la novia.

Para el mágico momento la pareja optó por un ambiente natural. Claes Carlsson, florista de la Corte Real, y su equipo de 45 asistentes fueron los encargados de transformar los pasillos de la Capilla en un sutil bosque con una fina selección de hortensias, claveles, peonías y aretillos, que se entremezclaron con ramas de abedules y frambuesa, perifollos silvestres y helechos.

Otros miembros de la familia Real Sueca estuvieron presentes. La Princesa Magdalena acudió al enlace, a pesar de su evolucionado embarazo, acompañada de su esposo, Christopher O’Neill. Y también estuvo su hermana, la Princesa Victoria, heredera a la corona, y su esposo el Príncipe Daniel.

Algo nuevo, viejo, prestado y azul, al estilo de la realeza

A pesar de los protocolos, la pareja parece haber tratado de mantener el espíritu joven en la ceremonia, pues la selección musical incluyó versiones orquestales (a cargo de la Orquesta Filarmónica Real de Estocolmo) de “Fix You”, de Coldplay y una versión sueca de “Umbrella”, éxito de Rihanna.

Entre los asistentes sobresalieron las familias reales de Dinamarca y Noruega, Tatiana de Grecia, la reina Matilde de Bélgica, la reina Máxima de Holanda, los condes de Wessex (en representación de Isabel II de Inglaterra) y hasta la princesa Takamado de Japón