Downton Abbey regresa con una exhibición “totalmente realista”

No es una película, pero da un paso en la dirección correcta.

¡Hurra!, fanáticos de Downton Abbey, el jueves pasado nos trajo una excelente noticia: el querido drama de PBS, que dejó de transmitirse en 2015, está de vuelta. Más o menos.

Este verano, Downton Abbey: The Exhibition, arrancará en Singapur antes de llegar a Estados Unidos, en 2018 y viajará a otros países. De acuerdo con The Hollywood Reporter, la exhibición estará respaldada por NBCUniversal, y los organizadores planean “establecer una conexión entre los visitantes y sus personajes, vestuarios y locaciones favoritos, así como mostrar escenas nunca antes vistas y momentos históricos”. En un comunicado, Michael Edelstein, presidente de NBCUniversal International Studios, añadió que la exposición será “una experiencia multimillonaria de calidad museística”.

No es un revival de Netflix o una película, pero la posibilidad de entrar en el mundo de Downton Abbey de una nueva manera seguramente deleitará a algunos de sus fanáticos. Por otro lado, hasta que tengamos más información, como el precio de los boletos, no está claro si la muestra estará al alcance de todos, o sólo de los Crawleys que existan entre nosotros.

De cualquier modo, es una oportunidad para que los fans que no viven cerca del castillo en el que se filmó la serie se sumerjan en el mundo de su programa favorito. Este tipo de experiencias han ganado popularidad en los últimos años. Recordemos cuando Hulu colaboró para recrear el departamento de Seinfeld, o el Central Perk temporal que se construyó en Nueva York para conmemorar el vigésimo aniversario de Friends. Más recientemente, se realizó un festival de fanáticos de Gilmore Girls en Washington Depot, Conneticut, en donde pudieron celebrar el regreso de su serie favorita en el pueblo que lo inspiró. Sin mencionar la subsecuente invasión a las cafeterías por todo el país que habían sido disfrazadas de Luke’s Diner.

Un mundo tan exuberante y ambicioso como el de Downton parece adecuarse perfectamente para este tratamiento. Es una manera de mantener viva la serie incluso después de que la historia haya llegado a su fin. Y que puede avanzar independientemente del incómodo sindicato de escritores. Además, como alguna vez dijo la viuda condesa (quizás citando a Oscar Wilde): “Nada tiene tanto éxito como el exceso”.

*Texto originalmente publicado en Vanity Fair U.S.