Estambul, nuevo punto de la violencia por explosiones

Dos detonaciones en el aeropuerto Internacional Atatürk de la capital de Turquía han dejado al menos 41 muertos y 239 heridos.

A dos semanas del tiroteo en Orlando que estremeció al mundo, ahora el punto de ignición es Estambul, capital de Turquía, donde ocurrieron dos explosiones en el aeropuerto Internacional Atatürk, hasta ahora la autoridad local ha informado que hay al menos 41 muertos y alrededor de 239 heridos, pero que pueden reportarse más.

El último balance otorgado por el gobierno de Turquía desglosa que diez de los fallecidos son extranjeros, otros tres fallecidos tenían otra nacionalidad además de la turca y 23 eran turcos. La cadena BBC abundó que de entre las víctimas extranjeras cinco son de Arabia Saudita, dos de Irak, y de China, Ucrania, Jordania, Túnez, Uzbekistán e Irán, uno por cada país.

A diferencia de los ataques en Bruselas, Bélgica, donde el aeropuerto permaneció cerrado por varios días y hubo suspensión de vuelos, el aeródromo turco ya comienza a recobrar su actividad cotidiana a menos de un día del suceso violento.

Noche de caos
Las detonaciones fueron provocadas por tres suicidas; ocurrieron en el edificio del estacionamiento alrededor de las 22:00 horas (tiempo local). El gobierno turco aseguró que los culpables colocaron los artefactos explosivos, los activaron cuando intentaban acceder al interior de la terminal internacional por medio de la puerta que da acceso al piso de arribos de los vuelos.

El diario El País (España) informó que los cuerpo policiacos dispararon hacia los sospechosos, los cuales fueron detenidos justo antes del control de seguridad, pero fue entonces cuando uno de los atacantes detonó la carga explosiva que portaba. El Gobernador de Estambul avisó que además de esas dos personas, hubo una tercera que participó en el atentado.

Los ataques en Turquía no son algo nuevo, según explica el diario El Universal, desde 2003 ha sufrido 16 atentados dentro de los cuales ya se cuenta este. El aeropuerto Internacional Atatürk, Estambul, es el undécimo en tráfico en el mundo, por él transitan alrededor de 61 millones de pasajeros al año.

No obstante, es de extrañarse que sucediera en una terminal aérea considerada de las más resguardadas del mundo, debido al control de seguridad previo situado en el acceso vía terrestre y a los sistemas de arcos detectores para viajeros y escáneres de equipaje instalados en todas las puertas de entrada al recinto, algo poco usual en los aeropuertos.

Este atentado reveló que el punto débil está en la zona de llegadas, que a parecer ostenta menor vigilancia, la cual no pudo hacer frente a los kamikazes cargados de explosivos y equipados con fusiles de asalto Kaláshnikov.