Emma Stone contesta con el selfie perfecto a un fallido email masivo

La actriz aprovechó que un email promocional dejó al descubierto los correos de decenas de personalidades de Hollywood.

Etiquetas:

Contra todo pronóstico, Emma Stone ha solventado el craso error cometido por la distribuidora de su nueva película, La batalla de los sexos.

Para contar lo sucedido primero hay que remontarse al pasado 29 de agosto. El estudio Fox Searchlight envió un email masivo sobre la premiere de la película que tendrá lugar en Los Ángeles el próximo 16 de septiembre. Entre los recipientes estaban algunas de las personalidades más importantes de la industria de Hollywood, según cuenta la revista The Hollywood Reporter. El problema es que quien envió la invitación puso los correos de esas personas en “cc” [con copia] y no en “cco” [con copia oculta], con lo que cualquiera que recibió el email pudo ver qué otros potenciales invitados estaban incluidos en él.

Entre los adjuntos estaban los reputados directores J.J. Abrams, Damien Chazelle o Darren Aronofsky; los aclamados productores Michael De Luca o Marc Platt; o los influyentes agentes Ari Emanuel y Bryan Lourd. En definitiva, un compendio de algunos de los ejecutivos y cineastas más importantes de Hollywood, así como influencers y representantes de otras marcas e industrias. Desde THR desconocen si Fox Searchlight ha tomado medidas contra el empleado que ha cometido el error, pero es posible que Stone le haya salvado el trabajo.

La actriz respondió poco después a todos los correos expuestos desde el email de Cary Fukunaga, el director de la primera temporada True Detective que ahora está dirigiendo a Stone en una serie para Netflix: Maniac. “Hey, aquí Emma, ¡enviando un email desde el teléfono de Cary!”, bromeó la actriz en su correo de respuesta. “Espero ver a toda esta gente de la industria accidentalmente [adjuntada en este email en la premiere de La batalla de los sexos]”.

Para la gente de Fox Searchlight, la respuesta de Stone es perfecta. “¡El mejor responder a todos jamás hecho!”, le ha dicho uno de los representantes del estudio a THR. Quizá eso impida que el que cometió el fallo pierda su empleo, pero nada que frene lo que ha desencadenado el correo, que muchos estén haciendo horas extra para añadir esos emails a las listas de contactos influyentes que hasta ahora parecía imposible conseguir.